Arte cinético para las redes sociales

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 12 de mayo de 2014 – Entrada original en EL PAÍS

“Hungry Birds” de Voldemars Dudums fueron los primeros “pajaros tuiteros”.

Es bien conocido que el término anglosajón tweet, cada vez más omnipresente, es una onomatopeya vinculada a la afinidad sonora con el gorjeo de un pájaro. No por nada Tweety (Piolín) es el nombre del canario más célebre de la historia. Sin embargo, valga la redundancia, ¿pueden los pájaros tuitear? ¡Pueden! A pesar del juego de palabras las aves también tuitean en el sentido más contemporáneo del término, es decir envían mensajes de 140 caracteres a través de la red de Twitter. Y como los pájaros, también las moscas y las plantas, a través de perfiles controlados por robot informáticos (bots), automatizan la tarea de difundir mensajes, no necesariamente comprensibles, en el marco de proyectos artísticos experimentales.

En la red social de Twitter podemos encontrar numerosos casos de robots tuiteros. Estas ‘aves 2.0’ se remontan a una iniciativa de Voldemars Dudums, un creador de Letonia que activó un perfil muy locuaz, asociado a un teclado al aire libre con pedacitos de tocino el lugar de teclas. A pesar de que a lo largo de casi dos años los pájaros silvestres que se acercaban para picotear difundieron involuntariamente algo como cuatro mil mensajes incomprensibles a través del perfil Hungry Birds, actualmente la página oficial es inoperativa. A la espera de que Dudums regrese con su esperado nuevo proyecto, es posible bucear por la memoria de la iniciativa gracias al mega archivo online Archive.org.

¿Pero qué tiene que ver todo esto con el arte? Nos lo preguntaron muchos lectores cuando publicamos Twitter Art y la pregunta se volvió obsesiva cuando el año pasado descubrimos que también el medio ambiente tuitea, que existen numerosas plantas activas en las redes sociales (Y ahora las plantas tuitean) y que también las moscas (Una colonia de moscas mantiene en vilo los twitteros) hacen lo propio, a través de una instalación de David Bowen, que le valió incluso uno de los prestigiosos premios que reparte el Ars Electronica Center de Linz, durante el festival homónimo.
Volviendo a la pregunta, de qué es lo que relaciona todo esto con el arte, no hay que olvidar el contexto de la creatividad relacionada con las nuevas tecnologías, así como las connotaciones metafóricas y la aproximación crítica que se desprende de unas creaciones de estas características. El arte no debería ser sólo un producto comercial. El proceso creativo surge como una reacción y una aproximación estética a realidades culturales y sociales a partir de soportes reales y también virtuales, ya que “el Arte es la adaptación por el hombre de la materia sensible o inteligible para un fin estético”, tal y como afirmaba el joven Stephen Dedalus, en el Retrato del artista adolescente de James Joyce.

Ahora mismo entre los artistas que investigan las posibilidades creativas de Twitter se encuentra Anthony Prestia de San Francisco, que ha creado cuatro diferentes perfiles para llevar a cabo otras tantas tareas creativas. Great Artist es un artista totalmente automatizado, que utiliza la aplicación Become a Great Artist in Just 10 Seconds programada por Michael Brough y Andi McClure, para crear cuatro veces al día un nuevo lienzo digital que difunde a través del perfil @greatartbot. Casi un juego de estrategia, Lights Out! es en palabras del propio Prestia, el primer juego gráfico en la plataforma de Twitter.

“Cloud tweets” de David Bowen y su peculiar investigación sobre el arte cinético.

Además de las moscas de Fly Colony, David Bowen dispone de una interesantísima instalación que transmite Tuits desde el cielo, ya que su Cloud Tweets convierte la bóveda celeste en un teclado virtual que hasta el momento ha llegado a difundir más de 85 mil mensajes.

ReCAPCHAT, un proyecto del artista francés Jimpunk es una irónica y minimalista performance participativa online a través de una simple interfaz Captcha, una de las ya populares herramientas que se utilizan como sistema de control para el spam. En reCAPCHAT, cuando el usuario teclea la palabra indicada por el programa, si no ha cometido errores, verá como su contribución textual se convierte ipso facto en un mensaje que el proyecto difunde en la homónima cuenta @reCAPCHAT, una ironía que apunta al alud de contenidos redundantes e innecesarios que circula hoy en día en las redes sociales.
Una reflexión que comparten también Joan Heemskerk y Dirk Paesmans, la pareja belga holandés pionera de la escena del net.art, mejor conocida como JODI, con su SK8MONKEYS ON TWITTER. Se trata de una instalación que permite al público practicar skating sobre planchas producidas a partir teclados inalámbricos que, conectados al respectivo perfil en la red de Twitter, envían al ciberespacio mensajes incomprensibles, siempre y cuando el skater, performer o visitante que sea, apriete inadvertidamente con el zapato la tecla ‘envío’.

Una reflexión sobre este tipo de proyectos artísticos no puede no sugerir el concepto de automatismo, acciones que se repiten en el tiempo de manera más menos regular o aleatorias, y se pueden también clasificar como respuestas cinéticas que toman forma en las redes sociales. Son proyectos que enlazan idealmente con el arte cinético, una disciplina que se remonta a los futuristas de comienzo del siglo pasado y a nombres célebres como Duchamp o Calder. Estos artistas tenían mucho que ver con la relación entre la obra y el espectador. En el arte cinético la búsqueda del movimiento utiliza todo tipo de recurso, desde la acción del viento o del agua a motores e impulsos electromagnéticos. A pesar de lo que digan los escépticos, tenemos la sensación de que Duchamp habría apreciado la relación formal y el resultado final de la interacción automatizada que se genera entre un lugar lejano y su reflejo a través de las redes sociales.

“William S. Burroughs at Brion Gysin’s, Paris”, October 1979 – photo © Udo Breger en la expo “The name is BURROUGHS – expanded media” ZKM (Karlsrhue).

Twitter está plagado de robots. Sin embargo no se trata de las tradicionales figuras antropomórficas, los bots son autómatas virtuales cuya naturaleza se compone de bits y funcionan como pequeños programas que automatizan sencillas tareas como enviar mensajes.
Cuando el ZKM de Karlsrhue (Alemania) realizó The name is BURROUGHS – expanded media, una muestra monográfica dedicada a Burroughs, tuvo una cierta popularidad en la red el @BurroughsBot, algo así como una presencia activa en Twitter en homenaje al padre de la beat generation. Con su presencia @BurroughsBot mantiene viva en la red la memoria del mítico escritor retwitteando inexorablemente todo mensaje que lleve en el cuerpo del texto la palabra Burroughs.

En la misma línea existen en Twitter muchos otros bots más o menos enigmáticos como el Art Critic Bot del creador francés Éric Maillet. Por definición un “generador de criticismo artístico”, este perfil de Twitter es un programa de inteligencia artificial que realiza bajo pedido un enunciado crítico aleatorio, mediante un software que analiza los diferentes estilos y autores y los remezcla para producir un texto que oscila entre lo probable y lo paródico. Disponible también como instalación, el Art Critic Bot se presenta en el marco de una muestra de obras de arte, donde sirve a los visitantes como guía y herramienta para la reflexión.

Enunciados entre lo probable y lo paródico de “Art Critic Bot”, Éric Maillet.

Para cerrar entre los bots más inquietantes hay que mencionar On Kawara, un homenaje al homónimo artista conceptual japonés. Se trata de un bot que desde el 15 de enero de 2009 repite inexorablemente una vez al día “I AM STILL ALIVE”, un mensaje que el verdadero artista japonés solía enviar a sus conocidos a través de un telegrama.

TEMAS RELACIONADOS:
Tuits desde el cielo (17 Oct 2013)
También el medio ambiente tuitea (12 Sep 2013)
Y ahora las plantas tuitean (1 Ene 2013)
Twitter Art (1 Jun 2012)

El primer barco de Madrid zarpará desde Medialab-Prado

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 20 de enero de 2014 – Entrada original en EL PAÍS

“Polizone” una instalación interactiva de INTACT Project que vincula telemáticamente la capital con Donostia y Montreal. Foto: Maku López.

Amarrado en la Sala Alameda del Medialab-Prado, un barco muy especial levará anclas esta semana. “Estamos listo para una travesía llena de peligros pero sobretodo muy emocionante”, aseguran Sara Malinarich y Manuel Terán de INTACT Project, que coordinarán una tripulación compuesta por más de veinte artistas. Polizone es al mismo tiempo una instalación interactiva y un barco telemático, recreado hasta el mínimo detalle gracias a las nuevas tecnologías. Sus 15 metros de longitud soltarán amarras a las 19 horas del próximo miércoles 22 de enero, para navegar entre grandes pantallas en un mar de código binario, embravecido por viento y olas digitales. El público presencial podrá participar activamente en un experimento creativo, que se puede definir una acción telecompartida en tres nodos. Por ello en el Medialab de Madrid convergerán aportaciones sonoras y elementos audiovisuales, procedentes en tiempo real de las otras dos sedes del proyecto: el Centro de Arte Contemporáneo Arteleku de Donostia-San Sebastián y el laboratorio Matralab de la Concordia University de Montreal (Canadá).

Polizone es la tercera y última fase del proyecto Huésped, una apuesta muy atrevida y quizás la obra basada en técnicas de telepresencia más compleja que nunca se haya realizado. Con telepresencia nos referimos a modificaciones y manifestaciones en un espacio real que se controlan a través de la red con herramientas informáticas. Aunque sea en el ciberespacio, todo viaje que se respete comienza con una salida, así que quien quiera participar en el estreno tendrá como única oportunidad este miércoles 22 de enero aunque el Medialab-Prado ofrecerá el evento en la red a través de una retransmisión en streaming.

“Polizone”. Detalle del Faro robótico controlado desde Donostia. Fotografía: Maku López.
Todo arrancará con la entrada en escena de una performer, María Alba, que representará un viajero imaginario cargado con un maletín, algo así como un “nodo de telepresencia artística móvil”, que consta de tres placas de Arduino, cuya función será activar los demás recursos audiovisuales repartidos por la Sala Alameda. El suelo cobrará vida gracias a unas proyecciones que plasmarán las olas del mar, que serán a la vez la cubierta del barco y podrán ser observadas también desde la planta cero del Medialab-Prado, donde al mismo tiempo actuarán los músicos de En Busca Del Pasto. “Estas proyecciones se controlarán desde Donostia y darán vida a un mar interactivo que se transforma en tiempo real por efecto de un sensor biométrico que mide las pulsaciones cardíacas de un farero”, explican al Silicio, Sara Malinarich y Manuel Terán aludiendo a Jaime de los Ríos, que desde Arteleku y con la colaboración de Daniel Tirado controlará el faro. Este último es un elemento robótico dotado de un espejo que reflejará en toda la sala una proyección del artista madrileño Juan Cedenilla a.k.a Whoun. “Jaime de los Ríos tendrá una linterna de LEDs colocada en un ojo. Su rostro se proyectará en un lateral de la Sala Alameda y según mueva la luz por la pantalla, el faro se moverá de forma equivalente”, explica Malinarich para aclarar como controlarán desde Donostia el faro robótico ubicado en Madrid.

 

“Polizone”. Un mar de código binario, embravecido por viento y olas digitales. Fotografía: Maku López.

El barco de Medialab-Prado dispone también de un timón del escultor Javier Pérez Aranda, colocado en la popa y de una vela que se utilizará como pantalla para visualizar una proyección creada en tiempo real por Alexandre Berthier. Estos dos elementos serán tele-controlados desde el Matralab de Montreal por Alexandre Berthier, con la colaboración de Fred Tremblay. Los movimientos del timón harán girar físicamente la vela, sincronizando los movimientos del barco con el paisaje virtual por dónde navega.
“Al mismo tiempo desde Montreal el compositor Michal Seta enviará música en directo, cuyo nivel de intensidad sonora hará variar la fuerza de seis ventiladores, que inflarán la vela y darán velocidad al avance del barco, en relación a una proyección interactiva en 3D de Abraham Manzanares, situada en frente del Polizone”, indican Malinarich y Terán. Los temas de Michal Seta junto con la música realizada en Medialab por En Busca Del Pasto, contribuirán a controlar la velocidad de navegación. En Montreal el público será sólo espectador, mientras que en Madrid podrá participar animado por el músico brasileño Diego Ain en una jam session, que también influirá sobre la velocidad del barco.

“Polizone” en la Sala Alameda de Medialab-Prado. Infografía: ZNN de Jorge Ruiz Abánades.

En definitiva Polizone es una grande instalación telemática, donde convergen en tiempo real datos locales y remotos que van definiendo una escenografía audiovisual y sonora, a través de un complejo sistema de pantallas y elementos robóticos. Todos los dispositivos han sido diseñados y programados por Manuel Terán, fundador de INTACT Project (Interfaz para la Acción Telecompartida) con Sara Malinarich, una pareja de artistas interdisciplinarios, originarios de Chile y afincados en Madrid, que están alterando el concepto de arte interactivo y telepresencia mediante una investigación pionera: el proyecto Huésped, del que Polizone representa la tercera y última fase. Su objetivo es añadir componentes de interacción física a la telepresencia con el fin de convertirla en una experiencia multisensorial, que permita llevar a cabo acciones artísticas telecompartidas, en las que intervienen varios creadores ubicados en lugares lejanos entre ellos.

Manuel Terán y Sara Malinarich (INTACT Project) en Medialab-Prado, Madrid.

“Queremos sentar las bases de una telepresencia participativa, inmersiva e interactiva, que funciona en distintos niveles al mismo tiempo, en la que tiene especial importancia el contenido y la dramaturgia”, aseguran Malinarich y Terán. La primera fase del proyecto Huésped tuvo lugar el pasado mes de marzo entre el Centro de Arte Arteleku de Donostia y el Centro de Innovación BBVA de Madrid. En aquella ocasión se testó un sistema de control vía web con una intervención, durante la cual se manipularon y desplazaron objetos a distancia mediante los impulsos enviados a través de un casco de ondas cerebrales.
La segunda fase tomó forma en Madrid, el pasado verano, con la presentación de Overflow. Una nota de suicidio, una videoperformance que, bajo el lema “sensorización de la pantalla”, materializa el acto de provocar fuego a distancia. A partir de esta segunda fase se estableció en Madrid un nuevo nodo del proyecto, el nodo Medialab-Prado, que a través de una convocatoria abierta ha llevado a la creación de Polizone.

Huésped es un proyecto totalmente autofinanciado, que ha conseguido superar las dificultades inherentes a los proyectos colaborativos e implicar varios centros internacionales. “Esta pieza ha servido para poner en práctica un nuevo modelo de trama o guión al que llamamos dramaturgia vertical, en el que no sólo están sucediendo cosas simultáneamente, sino que interactúan entre ellas a distancia, realizando modificaciones sustanciales de los espacios. Un proceso que lleva a desentrañar una nueva clase de dialéctica, vinculada a la transformación metafórica que sufren las señales”, explican Malinarich y Terán, refiriéndose a cómo, por ejemplo, el sonido creado en la performance se transforma en viento y fuerza motriz del barco.

“Polizone” de INTACT Project se estrena el miércoles 22 en Medialab-Prado. Foto: Maku López.

Desafortunadamente este formato de obra es algo que acontece sólo en un momento determinado. Al tomar vida gracias a las aportaciones conjuntas de muchos artistas, Polizone es una experiencia que no puede ofrecerse de forma permanente durante un periodo como una instalación artística corriente. Por lo tanto se podrá disfrutar en Madrid sólo el miércoles 22, desde las 19 horas hasta el cierre del Medialab-Prado a las 21 horas. ¿Qué más podemos decir? Es un barco y quien quiere participar en el viaje tan sólo tiene que llegar antes de su salida y no hace falta sacar billete, porque el evento es gratuito hasta llenar el aforo.

TEMAS RELACIONADOS:
El fuego del arte se enciende a distancia (17 Jul 2013)
Todo Don Quijote en tres segundos (2 May 2013)

Canarias: una hora menos y diez años adelante

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 25 de noviembre de 2013 – Entrada original en EL PAÍS

The Vein ‘Magma’ de Dvein, una de las propuestas del 3D Futura Show (Art Futura Festival).

La quinta edición de Espacio Enter, el Festival Internacional de Creatividad, Innovación y Cultura Digital, que se inaugura el 29 de noviembre en Tenerife, vuelve a definir una tendencia ineludible en el marco de los programas expositivos. A lo largo del último año para hacer frente a la contingencia de crisis, las grandes capitales culturales han preferido asentarse en los valores seguros y el arte convencional, mientras que la periferia sigue apostando por el arte digital y electrónico. En la línea de centros como LABoral de Gijón, MEIAC (Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporaneo) de Badajoz o la Alhóndiga de Bilbao, también el TEA (Tenerife Espacio de las Artes) apuesta desde la periferia, por las dinámicas de red y los nuevos públicos que no deben necesariamente estar en Canarias para disfrutar del todo de la programación de Espacio Enter.

La edición 2013 demuestra una vez más como Tenerife adelanta la mayoría de los centros de arte contemporáneo nacionales, ofreciendo una oportunidad única para descubrir las últimas producciones digitales de los cinco continentes. Toda la programación, de aforo libre y gratuito, reúne trabajos audiovisuales de artistas como Zaha Hadid, Vincent Morriset o Paul Friedlander y selecciones procedentes de los principales festivales nacionales e internacionales como el Festival Art Futura de Montxo Algora que lleva el 3D Futura Show, el Japan Media Arts Festival y el Ars Electronica Festival, organizado por el homónimo centro de Linz (Austria) solo para citar algunas de las entidades que han trasladado a Tenerife parte de su programa expositivo.

Además Espacio Enter presentará un conjunto de proyectos seleccionados por los directores y comisarios de los festivales que intervienen en la edición 2013, a partir de una convocatoria internacional muy atrevida y abierta a disciplinas a menudo insólitas. Así que, junto con categorías ya clásicas como Videoarte, Animación y Net.art, destacan disciplinas como Nanotecnología, Geospatial storytelling o Arte Transgenico. La oferta del evento, que alcanza los 345 proyectos de 20 países, cuenta también con un apartado dedicado a la creatividad autóctona de las Islas Canarias.

Hay que matizar, que debido a la crisis, en esta edición no se han podido materializar soluciones expositivas como fue en los años anteriores. “Se trata de un proyecto que tiene dos vertientes. La primera es física y es constituida por las proyecciones en TEA, mientras que la segunda consiste en la difusión de proyectos artísticos a través de la web. Por tanto no habrá instalaciones, sólo proyecciones en el Auditorio de TEA y unos ordenadores para los proyectos interactivos”, explican los creadores de Espacio Enter, Montse Arbelo y Joseba Franco, recordando la célebre cita de Albert Einstein “En los momentos de crisis sólo la creatividad es más importante que el conocimiento”.

Volviendo a la programación evidentemente la selección audiovisual es de primera y lo mejor es que sin necesidad de estar en Tenerife, es posible disfrutar de una gran variedad de propuestas tan sólo buceando en la web del festival. Entre los protagonistas destaca Forms, una video animación de Quayola, que se presenta por primera vez en España. En Forms, el artista de origen italiano investiga cómo esculpir formas abstractas a partir de los movimientos del cuerpo de los atletas en las competiciones olímpicas.
Realizado con la colaboración de Memo Akten, el proyecto, que se inspira en los trabajos cubistas de Marcel Duchamp como Nude Descending a Staircase No.2, acaba de ganar el prestigioso Golden Nica por la mejor Computer Animation, en la última edición de los PRIX del Festival Ars Electronica de Linz.

Estas animaciones, a mitad entre abstractas y figurativas, surgen de un estudio de los movimientos que los atletas realizan durante sus ejercicios, a través del software que Quayola lleva años desarrollando y aplicando en distintos campos, como pueden ser la reinterpretación visual y espacial de lienzos clásicos y composiciones sonoras.

En la edición de 2013 de Espacio Enter destaca también un programa especial de la artista islandesa Björk, en colaboración con el Streaming Museum de Nueva York y una amplia selección de videojuegos artísticos. Por un lado tenemos las propuestas seleccionadas a través de la convocatoria pública y por el otro unos invitados especiales como MediaDome y el laboratorio de creación Serious Games (MCDEM) de La Salle (Universidad Ramón Llull) de Barcelona con tres proyectos que mezclan entretenimiento, cultura y gestión. Finalmente los argentinos de Game on! llevan entre más propuestas A Rabbit Fable de Santiago J. Franzani, la inquietante y onírica aventura de un conejo por habitar la tierra que siempre soñó.

Por lo que se refiere a las obras de net.art, seleccionadas a través de la convocatoria pública, nos ha llamado la atención The Loin del estadounidense Jürgen Trautwein en colaboración con Silvia Nonnenmacher. Se trata de unos cortos instantáneos o mini-documentales que se plasman en unos GIFS animados sobre The Loin, un barrio de San Francisco (California), caracterizado por pobreza, drogadicción, trastornos mentales y una densidad muy alta de personas sin hogar.

“Overflow. Una nota de suicidio” de de INTACT Project (Sara Malinarich y Manuel Terán).

Entre las numerosas propuestas que han sido seleccionadas en los demás apartados de la convocatoria, se encuentran muchos conocidos de las páginas del Silicio, como Sara Malinarich y Manuel Terán con Overflow. Una nota de suicidio, una rompedora investigación sobre la creación audiovisual a través de la telepresencia y David Guez con Camara 2067, que envía instantáneas al futuro. En el evento participa también Discursos para el final de los tiempos (DFT) de Mario Santamaria, un proyecto de net.cinema o una película experimental online, según se vea, disponible en sesiones continuas las 24 horas del día y los siete días de la semana, que toma forma a partir de las transmisiones de cámaras de vigilancias de medio mundo.

“Son momentos difíciles en el terreno cultural y nosotros desde Artechmedia tuvimos que asumir y financiar gran parte del evento, para mantener el festival como oferta cultural en Tenerife con entrada gratuita” explican al Silicio Montse Arbelo y Joseba Franco, que en 2005 fundaron la organización cultural internacional sin ánimo de lucro Artechmedia.

Tuits desde el cielo

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 17 de octubre de 2013 – Entrada original en EL PAÍS

“Cloud tweets” de David Bowen y su peculiar investigación sobre el arte cinético.

Un año después de sorprender al mundo con sus moscas tuiteras (Fly tweets) y obtener una mención de honor en la categoría de Arte Interactivo en la edición 2012 de los célebres Prix del Ars Electronica Festival de Linz (Austria), el artista estadounidense David Bowen regresa con su peculiar investigación sobre el arte cinético en la era digital, inaugurando en Aix-en-Provence (Francia) Cloud tweets, una instalación que transforma el movimiento de las nubes en mensajes de Twitter.

Si Fly tweets consistía en un mundo delimitado por una bola de cristal donde convivían una colonia de moscas y un teclado, Cloud tweets expande este microambiente a la bóveda celeste. En el proyecto de las moscas, los tuits se generaban de manera automática gracias a un sistema de grabación que capturaba las teclas sobre las que se apoyaban los insectos, determinando secuencias de 140 caracteres. De la misma forma, también Cloud tweets genera mensajes, que son enviados al perfil de Twitter del proyecto, a partir de los movimientos de las nubes en el cielo del lugar donde está ubicada la instalación. Esta localización se desprende también del primer mensajes del día, que siempre lleva las coordenadas relativas a la latitud y la longitud del lugar donde se encuentra la obra. “Por un lado hay una video cámara que captura los movimientos de las nubes en tiempo real y por el otro he programado una aplicación que relaciona en todo momento estas secuencias de vídeo sobreponiéndolas a un teclado virtual para definir en tiempo real cuales teclas están siendo virtualmente tocadas por las nubes”, explica Bowen.

Así como pasaba en Fly tweets, cuando los mensajes han alcanzado los 140 caracteres o cuando una mosca o una nube interaccionan virtualmente con la tecla de envío (enter), el mensaje es enviado directamente al perfil de Cloud tweets. Por supuesto las frases que se crean de esta forma no tienen ningún sentido desde el punto de vista fonético. “Más bien se trata de una reinterpretación de unos patrones visuales únicos, generados a partir de formas etéreas que siguen evolucionando y transformándose en el cielo”, indica Bowen, aludiendo a la inmaterialidad de las nubes. Más allá de constatar la evidencia de que, si en el cielo hay pocas letras el día es despejado, el proyecto invita a la reflexión sobre el uso que hoy en día se hace de las redes sociales.
Cloud tweets alude a la ilusoria perdurabilidad de los mensajes que circulan en Twitter, una de las plataformas más populares que ha brindado a los usuarios una forma de comunicación instantánea, espontánea y libre. A pesar de todo se trata de una red sobresaturada de mensajes en su mayoría estériles y superficiales que no están dirigidos a nadie en particular. Casi un ejercicio de exhibicionismo en 140 caracteres, donde a menudo se percibe que la gente disfruta más con la labor de escribir y volver a leerse que con el significado de lo que está intentando difundir.

“Cloud tweets” y el sistema de captura los de los tweets.

Después de una larga fase de experimentación en el estudio de Bowen, Cloud tweets se ha estrenado en Chroniques des mondes possibles (Crónicas de mundos posibles), una prestigiosa exposición dedicada al arte electrónico en la Fondation Vasarely de Aix-en-Provence (Francia). El evento se enmarca en las iniciativas para la celebración de la Capital Europea de la Cultura de Marsella y la cita en el centro de arte inaugurado en 1976 por el padre del arte óptico (Op art) Victor Vasarely (1906-1997), reúne una amplia oferta de obras seleccionadas por la asociación cultural Second Nature de Aix-en-Provence.
Chroniques des mondes possibles se podrá ver en la Fundación Vasarely hasta el 10 de noviembre, pero los eventos se celebran también en otros espacios de Aix-en-Provence como la propia sede de Second Nature y el museo de Histoire Naturelle con una amplia programación que alterna performances audiovisuales, conciertos, conferencias y otras muestras en el ámbito de las arte digitales, organizadas en colaboración con el Festival E-topie.

“Tele-present wind” de David Bowen. Un sensor meciéndose en el viento en la Universidad de Minnesota.

Además de Cloud tweets, que en tan sólo una semana ha generado ya más de 23.000 mensajes, David Bowen participa en Chroniques des mondes possibles también con Tele-present wind, otra de sus célebres instalaciones cinéticas basadas en la telepresencia. La obra, una adaptación – evolución de su Tele-present water, transfiere los efectos del viento desde una localidad remota hasta el espacio cerrado de una sala de la Fondation Vasarely.

Por un lado tenemos un sensor, parecido a una rama meciéndose en el viento, instalado en Estados Unidos, en las proximidades del Visualization and Digital Imaging Lab de la Universidad de Minnesota. Por el otro, en el espacio expositivo de la Fondation Vasarely hay 42 elementos robóticos conectados telemáticamente al sensor de Minnesota, que reaccionan en tiempo real a los datos que reciben sobre la dirección y la intensidad remota de las ráfagas de aire.
“Con esta obra transfiero un fenómeno remoto a un espacio lejano y más concretamente a un entorno cerrado como el espacio expositivo. Con estos trabajos, tanto Cloud tweets como Tele-present wind, mi objetivo principal es trabajar y reflexionar sobre el paisaje mediático y su manipulación”, concluye Bowen.

TEMAS RELACIONADOS:
Artistas en las nubes (26 Jun 2012)
Una colonia de moscas mantiene en vilo los twitteros (22 Jun 2012)

Unos prismáticos para ver el mundo desde Madrid

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 09 de septiembre de 2013 – Entrada original en EL PAÍS

“Binoculars to …and binoculars from…” de Mar Canet y Varvara Guljajeva en Helsinki.

No poder viajar a Linz para el Festival Ars Electronica, no significa que no se pueda estar allí aunque sea de forma telemática. Lo demuestra Binoculars to …and binoculars from…, la nueva instalación interactiva de los inagotables Mar Canet (Barcelona, 1981) y Varvara Guljajeva (Tallin, 1984), que representa una alternativa para todos aquellos que quieran echar una mirada a la ciudad de Linz desde España y más concretamente desde el centro de Madrid.

Producida por el FACT Liverpool (Foundation for Art and Creative Technology), la obra conecta de manera bidireccional nueve ciudades del mundo por medio de unos prismáticos muy parecidos a los que instalan en los miradores turísticos para poder contemplar el paisaje.

Como hemos dicho para disfrutar de esta pieza desde España, hay que estar en Madrid y precisamente en el centro de arte Medialab-Prado, donde Canet y Guljajeva han colocado uno de los nueve terminales, que funcionan en tiempo real y de forma bidireccional con otras ocho instalaciones, ubicadas en las ciudades de Linz (Ars Electronica Center), Liverpool (FACT), Melbourne (Fed Square), Helsinki (m-cult), Bruselas (iMAL), Riga (Riga 2014), Berlín (CHU) y Dessau (Bauhaus).

“Binoculars to …and binoculars from…” en el FACT (Foundation for Art and Creative Technology) de Liverpool.

La pieza se compone de unos binoculares y una gran pantalla, dos elementos que se repiten en los terminales instalados en cada una de las nueve ciudades. El funcionamiento es simple. Gracias a un mando, el usuario puede elegir la ciudad que quiere observar y al apretarlo visualiza de inmediato a través de los propios prismáticos una panorámica de la localidad escogida, retransmitida en directo por una videocámara. Además los binoculares disponen en su interior de un dispositivo que captura el movimiento de los ojos del observador y los retransmite en la ciudad de destino, proyectándolos en una pantalla gigante, que revela a los transeúntes remotos, quien les está observando desde lejos.

Binoculars subraya las ideas de Marc Auge sobre el exceso de tiempo y espacio: mientras estás en un lugar, eres capaz de viajar y aparecerte en un lugar totalmente diferente en cuestión de milisegundos”, explicó Mar Canet al Silicio, destacando que la pieza funciona en tiempo real con vídeo streaming y ha sido realizada en su totalidad con tecnología de código abierto.

“Binoculars to …and binoculars from…” en Melbourne (Fed Square).

Binoculars to …and binoculars from… se puede definir un juego a dos bandas entre observados y observadores, donde no está bien claro quién espía a quien. Aunque se estrenó en el marco del Festival Ars Electronica se trata de una iniciativa de Connecting Cities, un festival europeo dirigido por la comisaria alemana Susa Pop, que involucra en eventos conjuntos diversas instituciones y centros de arte de toda Europa. La instalación permanecerá y seguirá funcionando en el Ars Electronica Center (y las demás ciudades) hasta octubre, mientras que el Festival se clausura hoy lunes 9 de septiembre.

“Binoculars to …and binoculars from…” en el Ars Electronica Center de Linz.

Al comienzo de este artículo les definimos inagotables, porque parece que en el último año Mar Canet y Varvara Guljajeva se han seriamente planteado convertirse en los artistas de las arte digitales y electrónicas más fecundos e incansables de España. Un país que últimamente han pisado más bien poco, si pensamos que acaban de producir Binoculars en el FACT de Liverpool, tras participar en el SP_Urban Digital Festival de São Paulo (Brasil) y presentar en el Make Fair UK su tricotosa digital (Knitic), que el pasado verano en el festival Sónar de Barcelona evolucionó en un instrumento que puede ser controlado con ondas cerebrales.

Hay que recordar también que Mar Canet es miembro del colectivo artístico Derivart, autor, en colaboración con Gerald Kogler y Jordi Puig, de Casas Tristes, que este año ha recibido una mención de honor en la categoría Comunidades digitales en los PRIX del Ars Electronica Center, los premios que el centro de arte austriaco concede anualmente a los mejores proyectos surgidos en el marco de las artes electrónicas y digitales.

Casas Tristes es un proyecto lanzado en 2007 como una base de datos online, que pide la colaboración de la ciudadanía para detectar los pisos vacíos o en desuso. “El proyecto, que tiene como punto de partida la detección y localización de inmuebles en desuso y nace con el objetivo de proponer soluciones a la problemática de la vivienda en España”, explican sus creadores, asegurando que “pronto se ha convertido en una plataforma para la reflexión sobre el problema del acceso a la vivienda abierta a la participación de los ciudadanos”.

TEMAS RELACIONADOS (Ars Electronica Festival 2013):
Los investigadores digitales de la arqueología binaria (5 Sept 2013)
Los fantasmas de la ópera (5 Sept 2013)
Todos juntos en contra del totalitarismo (2 Sept 2013)
El arte electrónico premia a Madrid (17 May 2013)
La Nouvelle Cuisine del arte digital (27 Ago 2012)