Mariposas digitales sobre Londres

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 23 de julio de 2014 – Entrada original en EL PAÍS

“Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Chuang Tzu que había soñado que era una mariposa, o si era una mariposa que soñaba ser Chuang Tzu.”

Estos versos, sacados de la inolvidable Antología de la Literatura Fantástica, publicada en 1940 por Bioy Casares, Silvina Ocampo y Jorge Luis Borges, es lo primero que se nos ocurre delante de Wishing Wall, la nueva instalación interactiva que Mar Canet y Varvara Guljajeva acaban de estrenar en la Barbican Gallery de Londres. Wishing Wall, que se presenta en el marco de la monumental exposición Digital Revolution, es una obra zen e intimista, un generador de emociones que el público puede expresar libremente, compartiendo un deseo delante de un micrófono y viendo como su plegaria se convierte en una mariposa digital que acaba librándose en una gran pantalla.

A pesar del tema, la pieza no tiene nada que ver con el popular PostSecret y quizás sus raíces se encuentren más bien en obras de net.art tan célebres como I Confess de Group Z o Persistent Data Confidante de Paul Vanouse. Sin embargo, uno de los rasgos diferenciales de Wishing Wall es la voluntad de comprender cómo compartimos nuestros más íntimos deseos con los demás. “¿Qué pasaría si pudieras expresar un deseo en voz alta y verlo librarse mágicamente para que sea compartido con todo el mundo?”, se preguntan Canet y Guljajeva, que han desarrollado una compleja investigación sobre la interactividad y la participación del público en la génesis de una obra de arte.
Para convertir los deseos en mariposas, Wishing Wall utiliza el navegador Chrome y la tecnología de reconocimiento de voz de Google (Google Speech API). El sistema convierte visualmente las frases que el visitante pronuncia delante del micrófono de la instalación, en las líneas de texto que conforman el capullo de una mariposa.

A este punto tiene lugar una rápida metamorfosis y, mientras se desarrolla la mariposa definitiva, el público dispone todavía de unos instantes para extender las manos e interactuar con su criatura antes de que termine uniéndose al animado enjambre que revolotea en la pantalla de grandes dimensiones, que completa la instalación.
Los colores de las mariposas no aparecen de forma aleatoria, sino que siguen unas directivas precisas, basadas en el análisis de cada deseo formulado a partir de las ocho emociones primordiales, vinculadas a la tabla de colores de Robert Plutchik y las investigaciones del científico canadiense Saif Mohammad sobre el valor emocional de las palabras. “Queremos entender y visualizar el sentimiento detrás del deseo hablado. Dado que las mariposas son muy coloridas además de variadas, va a ser interesante aplicar sus atributos para la representación de los diferentes estados de ánimo”, explican Canet y Guljajeva.

“Wishing Wall” de Mar Canet y Varvara Guljajeva. Un generador de emociones en la Barbican Art Gallery de Londres. Fotos: Andrew Meredith.

Wishing Wall se exhibe hasta el 14 de septiembre en Digital Revolution, una de las más extensas exposiciones dedicadas al arte electrónico y digital, realizadas en el Reino Unido y quizás en el mundo. El evento reúne en la prestigiosa Barbican Gallery una amplísima selección de obras, que incluye desde los pioneros de la década de 1970, pasando por el arte electrónico y el net.art de los años heroicos (1995 – 2000) hasta la última generación de creadores. La Barbican International Enterprise, responsable de la concepción y el comisariado de la muestra, ha otorgado un especial énfasis a los artistas jóvenes, encargándoles varias obras especialmente para la ocasión, como el propio Wishing Wall.

Wishing Wall es la más reciente de una larga lista de colaboraciones entre los dos artistas afincados en Barcelona, actualmente la pareja del arte electrónico más internacional de nuestro país. Mar Canet (Barcelona, 1981) y Varvara Guljajeva (Tallin, 1984) empezaron el año siendo seleccionados por el Google Creative Lab, para desarrollar una de las obras inéditas destinadas a formar parte de Digital Revolution.

Con el objetivo de “inspirar los nuevos desarrolladores a través del arte”, Google ha puesto en marcha el proyecto DevArt (donde dev está por developers) para que los artistas seleccionados produzcan sus trabajos utilizando la tecnología y las herramientas de Google, en un proceso abierto donde todo se desarrolla bajo los ojos del público a través de Internet. De ese modo Canet y Guljajeva han compartido en tiempo real cada detalle y cada paso del proceso de creación de Wishing Wall: las audio guías, la evolución del proyecto y todo el código que permite su funcionamiento.

TEMAS RELACIONADOS:
Google y el arte digital español (9 Feb 2014)
Unos prismáticos para ver el mundo desde Madrid (9 Sep 2013)
Trabajos de punto y píxel (25 Abr 2013)
Conexión JUSTMAD3: Durmiendo con el artista (18 Feb 2012)

Recorridos creativos virtuales para una ciudad real

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 14 de julio de 2014 – Entrada original en EL PAÍS

“Golpe de Flores” de Manel Bayo transforma las fachadas de diferentes edificios de Girona, llenándolas de luz, color y sonido.

Más allá de los atractivos conocidos, existe una inesperada Girona creativa que, por segundo verano consecutivo, sale a la calle gracias a una innovadora iniciativa del Centro de Arte Contemporáneo Bòlit. La idea es acercar los contenidos expositivos al público, sacándolos de las paredes del museo, como ya se hizo el año pasado con los itinerarios sonoros geolocalizados de Viaje extra-ordinario, que se podían descubrir y escuchar a través de una aplicación para móviles. En cambio, este verano Filtres APPart se plantea como una exposición que se puede disfrutar de dos maneras diferentes: físicamente visitando las obras instaladas en la Sala Fidel Aguilar del Bòlit_LaRambla, el hall de cuatro hoteles y la vía pública, y virtualmente a través de una aplicación gratuita para dispositivos móviles.

Comisariada por Sol Riera, Filtres APPart es una exposición que despliega las obras de Manel Bayo, Bussoga (Irina Grosu y Josep Motas), Mar Serinyà y David Ymbernon, a través de cuatro recorridos creativos, pensados para redescubrir la ciudad de Girona. “Cada uno de los artistas reflexiona sobre diferentes rincones urbanos, a partir de una mirada y un estilo concretos, con la intención de atrapar aquellos detalles que a menudo pasan inadvertidos en el entorno cotidiano”, explica Sol Riera. La muestra, que se presenta simultáneamente en distintos espacios de la ciudad, se mantendrá abierta hasta finales de agosto. Sin embargo su duración puede alargarse indefinidamente a través de los contenidos que proporciona la homónima aplicación, desarrollada para dispositivos iOS y Android por IKrapps, la empresa creativa del artista e investigador catalán Kenneth Russo.
“Desde la aplicación se puede acceder a los cuatro recorridos creados por los artistas y a toda la información relativa a la exposición. Si te encuentras en Girona y quieres hacer uno de los recorridos, tienes la opción de indicar a la aplicación tu ubicación para que cuando te encuentres en un punto clave del trayecto, te pueda ofrecer la opción de ver los archivos relacionados. Dependiendo del artista pueden ser vídeos, imágenes, sonidos o textos”, añade la comisaria.

Entre las propuestas destaca Golpe de Flores de Manel Bayo, una reflexión sobre la apariencia de la ciudad, el embellecimiento de lo decadente y los diversos usos de los entornos urbanos. La obra se compone de un vídeo y cinco fotografías, que transforman las fachadas de diferentes edificios de Girona, llenándolas de luz, color y sonido. “Gracias a la aplicación puedes acceder al material audiovisual y cuando te encuentras delante de uno de los edificios, tienes la opción de ver el fragmento del vídeo donde aparece ese edificio en concreto”, indica Sol Riera.

En Murales cerámicos urbanos, Irina Gorsu y Josep Motas, más conocidos con el nombre artístico de Bussoga, “utilizan un mural de cerámica como soporte para mapear de forma irónica y juguetona seis puntos clave, representativos de lo que un turista espera visitar en Girona”, asegura la comisaria. Actualmente las creaciones de Bussoga se pueden contemplar en los murales expuestos en Girona, que gracias a la aplicación Filtres APPart, el público podrá seguir viendo cuando se clausure la muestra, tan sólo colocándose delante de las paredes donde estaban ubicados.

“Trazando el río”. Mar Serinyà moldeando la corriente de los ríos Güell y Sèquia Monar.

Mar Serinyà plantea una reflexión sobre el espacio en que se mueve el artista, presentando en el Bòlit_LaRambla cuatro series de fotografías referentes a los cuatro ríos de Girona, donde Serinyà juega con el agua para ver como el cuerpo puede modelar azarosamente las corrientes. Estas imágenes y los movimientos que conforman Trazando el río, vuelven a emerger en cada punto marcado de la ruta y en cada arroyo donde la artista ha experimentado con el medio líquido como se relaciona el cuerpo con el trazo que genera.

Finalmente El tractor calabaza de Blanc (el abuelo de Siset) de David Ymbernon propone un recorrido por Girona que transporta el espectador a su infancia, plasmando memorias pasadas a través de fotografías y pistas de audio que emergen también de manera geolocalizada, cuándo el público se encuentra en determinados puntos de la ruta.

La muestra que se presenta en un centro de arte (la Sala Fidel Aguilar del Bòlit), cuatro hoteles (Hotel Nord 1901, Hotel Peninsular, Hotel Ultònia y Hotel Urh) y seis enclaves turísticos de Girona, se plantea según la comisaria, “como un proyecto poliédrico en el cual es imprescindible la participación activa de los espectadores, ya que los itinerarios y la mirada hacia la ciudad han sido pensados para ser ejecutados, usados y cuestionados”. Y además la aplicación para dispositivos móviles, la convierte en una exposición sin fecha de caducidad.

TEMAS RELACIONADOS:
Turismo creativo y arte geolocalizado (8 Jul 2013)

Complementos lúdicos y educativos para nativos digitales

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 02 de junio de 2014 – Entrada original en EL PAÍS

“Buildasound” de Mónica Rikić, un juego infantil interactivo basado en un sistema de recompensas sonoras.

Les llamamos nativos digitales, pero no es sólo por tener sus perfiles en las redes sociales rebosantes de selfies. Los niños y adolescentes del siglo XXI pueden hacer mucho más. Por ejemplo, aprender con la música y programar con código informático, gracias a las investigaciones que la artista multimedia Mónica Rikić Fusté (Barcelona 1986) ha plasmado en su proyecto Buildasound, un juego infantil de construcción de sonidos a partir de unos grandes cubos de espuma.
Concebido como una herramienta lúdica y educativa, Buildasound es un puzzle tridimensional que permite crear composiciones visuales y lograr nuevos efectos sonoros, sin ningún conocimiento específico. En continua evolución desde que fue creado en el marco del Master en Artes Digitales de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, Buildasound ha participado en numerosos festivales internacionales de arte electrónico y ahora acaba de aterrizar en el Ars Electronica Center de Linz, el sueño de cualquier artista relacionado con los nuevos medios. La obra, que se quedará en el prestigioso centro austriaco por lo menos un año, ha sido escogida para la sección Soundlab de la exposición permanente, donde estará a disposición para visitas escolares guiadas y pequeños talleres.

Buildasound proporciona a los niños la oportunidad de jugar y aprender con las formas y los sonidos, a través de 25 cubos de espuma. Se trata de objetos interactivos y entretenidos, que ofrecen un acercamiento seguro y exento de peligros a la tecnología, basado en un sistema de recompensas sonoras que no plantean a los pequeños usuarios objetivos como ganar o perder. “Me interesa la idea del juego como obra de arte y el jugar como experiencia creativa, que utilizo como una herramienta más para poder acercar el público al arte. Es importante que se reduzca la distancia entre el espectador y la obra para conseguir que se valoren más las creaciones de este tipo y que la gente quiera disfrutar de ellas cuando le sea posible”, explica al Silicio Mónica Rikić que estudió Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y aprendió programación y el uso de los microcontroladores en el Master en Artes Digitales de la Universidad Pompeu Fabra.

Buildasound reúne tres juegos distintos y relacionados con las tres caras coloreadas de los cubos que es necesario combinar para materializar figuras o crear dibujos. Estas composiciones son interpretadas por el sistema a través de las tres caras restantes de los cubos, que disponen de un código de reconocimiento destinado a ser leído por una cámara y enviado a una computadora. “Una vez que el ordenador recibe la imagen envía una señal al software que lo traduce en un sonido”, indica Rikić, que ha construido su proyecto con Pure Data, Processing y Reactivision, una aplicación desarrollada por Martin Kaltenbrunner y Ross Bencina para Reactable, el célebre instrumento musical interactivo creado por el Music Technology Group de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

“Buildasound” en la exposición permanente del Ars Electronica Center de Linz.

Más allá del prestigio de haber sido elegido para formar parte de la colección permanente del Ars Electronica Center, Buildasound, que ha sido desde el comienzo un trabajo en proceso, va a aprovechar la oportunidad para evolucionar hacia nuevas aplicaciones. Mónica Rikić, que quiere convertirlo en una herramienta de aprendizaje para muchos ámbitos, desde la programación hasta la lengua o las matemáticas, ha planteado dos vías de desarrollo: una adaptación concebida para el hogar, basada en una aplicación móvil y una versión más flexible para museos y colegios, a modo de herramienta configurable para poder asociar cubos y sonidos en base a las necesidades de cada centro. Por ello esta semana acaba de lanzar una campaña de crowdfunding en la red para continuar desarrollando el proyecto.

Especialmente interesada en el uso de sistemas interactivos para enseñar a los niños conceptos básicos de programación, Rikić organiza con Joana Moll Pequeños Robots, unos talleres cuyo objetivo es acercar la tecnología al público no especializado y en particular a los niños, para que puedan descubrir nuevos caminos y posibilidades de creación. “El taller consiste en crear pequeños robots a partir de material reciclado combinando nuevas tecnologías y materiales artesanales o cotidianos para que el espectador pierda el miedo a experimentar y crear”, explica Rikić, que en julio dejará Barcelona para trasladarse con su Buildasound en la Queensland University of Technology (QUT) de Brisbane (Australia) que le ha concedido una residencia artística, en el marco del programa European Media Artists in Residence Exchange.
En Australia, a lo largo de dos meses y a través de talleres con niños, adolescentes y público en general, Rikić dará forma a Buildacode, una herramienta interactiva para que cualquiera y ante todos los niños puedan aprender conceptos básicos de programación.

El código informático es un lenguaje artístico muy potente”, asegura la artista que esta semana (5-7 de Junio) participa en la Muestra Sonora y Visual del Convent de Sant Agustí de Barcelona, donde presenta Cup Coder y Jump, dos trabajos desarrollados junto con Lucía Seguramente para Hightech Rupestre, un proyecto artístico basado en productos artesanales, de bajo nivel tecnológico.

Ambientes reactivos y receptivos

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 26 de mayo de 2014 – Entrada original en EL PAÍS

Detalle de “Receptive Environments” de Daniel Palacios para la Bienal de Arte y Tecnología de Noruega.

Naturaleza, arte y tecnología no son mundos separados, por los menos no en Noruega un país donde arte y tecnología conviven en entornos que cuidan y respetan los espacios naturales primitivos. Allí, en la remota ciudad de Trondheim hasta junio se celebra la tercera Bienal de Arte y Tecnología, Meta.Morf 2014, un evento que reúne los trabajos de algunos de los más destacados creadores internacionales como Daniel Palacios, Stanza, Marnix de Nijs o Michael Najjar. Bajo el lema Lost in Transition, el certamen noruego pone de manifiesto a través de una amplia selección de obras como las prácticas artísticas pueden revelar puntos de vista aún inexplorados por la investigación científica. En este contexto se expone Receptive Environments de Daniel Palacios, un artista originario de Córdoba y afincado en Berlín, con una amplia trayectoria en la investigación new media y un trabajo que a menudo oscila entre arte y diseño. Receptive Environments, que analiza la evolución del entorno y su pausado devenir, se plasma en una serie de 17 grabados láser que visualizan el paso del invierno a la primavera en Trondheim. Basada en los datos medioambientales capturados por Palacios en la ciudad noruega, la obra es una investigación sobre la visualización de datos como proceso de experimentación.

“Receptive Environments”: la caja de sensores que captura datos como niveles de luz, temperatura, humedad y calidad del aire.

La nueva serie de Receptive Environments, producida expresamente para la Bienal de Trondheim, es un proyecto que reflexiona sobre los límites de la percepción. A partir de la creación de unas imágenes que recuerdan las dendritas, unas concreciones minerales ramificadas que aparecen en las fisuras de las rocas, Palacios materializa los cambios ambientales interpretando diferentes procesos naturales. “Nuestro entorno se encuentra constantemente en proceso de adaptación, pero la percepción de estos cambios se limita a nuestra percepción del tiempo; advertimos el paso de un estado a otro, pero centramos nuestra atención únicamente en las grandes diferencias”, explica al Silicio Palacios, que ha creado una caja de sensores a partir de un sistema Arduino para capturar color y niveles de luz, temperatura, humedad, punto de rocío, niveles de sonido, movimiento próximo, calidad del aire y polución.

Estos datos se interpretan y analizan en tiempo real a través de una aplicación programada por el artista en Processing y se materializan bajo formas ramificadas con apariencia vegetal como si se tratara de “un organismo en crecimiento que lentamente evoluciona de imagen a imagen, convirtiéndose en una reminiscencia de los datos climáticos que modelan su anatomía”, indica el artista. “Cada serie de piezas representa hechos específicos de un momento y un lugar, plasmados en base a la cantidad de tiempo que se quiere representar. Tales gráficos, aunque generados por ordenador, son grabados mediante láser en finas láminas de madera de abedul, alejándolos del imaginario digital y aproximándolos a algo tan natural como plantas dejadas secar entre las hojas de un libro”, añade.

“Receptive Environments” es un organismo en crecimiento moldeado por los datos climáticos.

El desarrollo de Receptive Environments es comparable a un sistema de crecimiento artificial, que permite lograr formas orgánicas, cuyos colores definen determinados datos ambientales como por ejemplo la calidad del aire, que se revela en base a las variaciones cromáticas entre blanco, gris y negro. “En un ambiente urbano la calidad del aire es un valor que cambia bastante a lo largo del día y Receptive Environments manifiesta estas variaciones en las ramificaciones de ciertas partes del organismo que parecen estar florecidas. Asimismo ese patrón de subidas y bajadas diarias en la polución se repite en otras escalas de tiempo. Hay también un patrón semanal e incluso mensual, ya que por ejemplo en los días no laborables hay menos tráfico”, indica Palacios.

“Receptive Environments”: láminas de abedul que visualizan los datos medioambientales en la ciudad de Trondheim.

La visualización de datos es un tema muy subjetivo”, añade el artista “en mi caso, los datos constituyen la base de la pieza, de modo que esta ha de estar relacionada con ellos tanto en su forma como en el material; busco una visualización subjetiva que te de una imagen de lo que pasó en ese momento y lugar, algo que puedas comprender en base a tu experiencia de esa imagen, no a su lectura analítica. Pienso que ahí es donde reside la gran diferencia en el uso de datos a nivel artístico y a nivel científico, la llamada visualización de datos en el arte no debería de ser tanto una visualización, sino una experimentación” concluye.

“Strata” de Daniel Palacios se presenta a partir del próximo 18 de junio en el Palacio de Orive de Córdoba.

Daniel Palacios lleva años trabajando con los datos ambientales y su reinterpretación creativa. Su pieza más conocida quizás sea Strata, una investigación que se enfrenta al concepto de paisajismo de datos. “No se trata de representar el paisaje, sino la percepción que tenemos de él”, asegura Palacios que a partir del próximo 18 de junio presentará Strata en el Palacio de Orive de Córdoba.

Como es habitual el proyecto aprovechará una veintena de dispositivos electrónicos para la captura de datos como los cambios en los niveles de luz y temperatura. A partir de estos datos se realizará un análisis mediante un software diseñado por Palacios con el objetivo de dar forma a unas esculturas tridimensionales moldeadas con láser, que representan tales cambios a lo largo del tiempo. “Strata parte de la intención de crear una serie de piezas que basándose en los sutiles cambios de luz y temperatura, hablen sobre las relaciones que se establecen entre un determinado espacio y su entorno. Luz y temperatura son dos de los principales agentes que modelan nuestros paisajes, por lo que aquí son utilizados igualmente como punto de partida para dar forma a las piezas, tratando de generar una representación con más significado que la mera visualización analítica de estos datos”, concluye Palacios que el pasado año consiguió vender la idea básica de su instalación Waves, para una campaña comercial de Nike en Los Ángeles.

La instalación original está formada por un largo trozo de cuerda  animada que representa de forma tridimensional un continuum de ondas que flotan en el espacio a la par y producen sonido por la propia física de su movimiento al cortar el aire. “Nike ha adquirido las dos turbinas para dar forma a un montaje comercial en sus tiendas de Los Ángeles, en el que deportistas de elite iban a correr para presentar el nuevo modelo de las Flyknit”, concluye Palacios.

Pujas online para pioneros digitales

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 28 de abril de 2014 – Entrada original en EL PAÍS

“Vernacular of File Formats” una serie de autorretratos corruptos de Rosa Menkam.

Quedan sólo tres días pero aun hay tiempo suficiente para hacerse con algunas de las obras más significativas de la historia del arte digital. Born Digital, concebida por los críticos y comisarios italianos Domenico Quaranta y Fabio Paris para el portal de subastas online Paddle8, ofrece a todo el mundo la posibilidad de conseguir por un precio que varía entre los 100 y los 15 mil euros, algunas de las piezas más emblemáticas del new media art europeo. Con obras de pioneros como Vera Molnar y Herbert W. Franke, clásicos del net.art como JODI, Heath Bunting o Alexei Shulgin, y jóvenes promesas, se trata de la subasta de arte digital más importante organizada hasta ahora en Europa y, aunque esté abierta a todos los públicos, se dirige principalmente a los museos y centros de arte contemporáneo.

Born Digital, que mantendrá abiertas las pujas hasta el miércoles 30 de abril, en realidad es una subasta organizada por Quaranta y Fabris para recaudar fondos por el centro que fundaron en Brescia (Italia) en 2011 y dirigen desde entonces. Se trata del Link Center for the Arts of the Information Age (Link Art Center), un centro multifuncional, que promueve la investigación artística basada en las nuevas tecnologías y la reflexión crítica sobre los temas cruciales de la era de la información. “Born Digital es a la vez una exposición online y una subasta para financiar nuestras iniciativas. Nació como una apuesta arriesgada, pero los artistas que hemos contactado han participado en masa, de modo que conseguimos organizar un evento de cierta importancia con 33 creadores de diferentes generaciones y más de 50 trabajos”, explica Quaranta, que ha impuesto como única condición que los artistas fueran europeos.

El “386 DX” de Alexei Shulgin, la “primera banda de rock ciberpunk”. Foto: Rosa Menkman.

Entre las obras por las que se puede pujar se encuentran trabajos inolvidables como una copia del célebre 386 DX, un viejo PC, protagonista de un genial experimento de reciclaje creativo, que su creador, el pionero del net.artista ruso Alexei Shulgin, definió la “primera banda de rock ciberpunk”. Imposible olvidar las irónicas performances de este estrafalario ordenador que interpretaba live los clásicos del rock, mediante un software para la vocalización de textos, mientras Shulgin se mantenía en un discreto segundo plano. La puja para conseguir el ordenador cantante empieza de 8.000 euros.

Al principio el 386 DX se exhibió como si fuera un mendigo, pidiendo limosnas en las equinas de las calles al ritmo de California Dreaming de The Mamas & The Papas. Sin embargo pronto, vistas sus potencialidades, el proyecto se convirtió en un concierto performance, protagonista de una gira que llevó el histriónico creador ruso por medio mundo a lo largo de casi una década.

A partir de los 15 mil euros, “Scrollbar Composition” de Jan Robert Leegte es la instalación más cara que se subasta en “Born Digital”.

Entre los demás trabajos hay propuestas para todos los gustos: impresiones digitales, instalaciones, vídeos, GIFS animados, net.art, esculturas y archivos para imprimir en 3D. Los precios son variables y van desde los 15.000 euros de Scrollbar Composition, una instalación del holandés Jan Robert Leegte a los muy asequibles 100 euros de los ViBo del italiano Carlo Zanni. Para el mundo del arte los ViBo o Video Books resultan un formado novedoso, que Zanni ha importado desde el marketing donde estas publicaciones publicitarias suelen llamarse video in print o video greeting cards. Carlo Zanni se ha apropiado de este formato, que suele llevar incorporado un vídeo para la presentación de un producto, convirtiéndolo en los ViBo, unos objetos artísticos de precio contenido, que incluyen obras audiovisuales, como el reciente The Sandman de Zanni, y constituyen una original alternativa para la difusión del vídeo arte.

ViBo o Video Books de Carlo Zanni, una original alternativa para la difusión del vídeo arte.

En Born Digital además de los pioneros Vera Molnar y Herbert W. Franke y de muchos clásicos del net.art como JODI o Heath Bunting encontramos también algunos de los nombres más relevantes de la actual escena digital como Aram Bartholl, Janez Janša, Evan Roth y Constant Dullaart.

España está representada por el reconocido artista catalán Joan Leandre, fundador con Toni Serra de OVNI, la célebre muestra de video alternativo de Barcelona. Leandre participa con The Wild Life Permutations set 1, una investigación sobre arquitecturas y geometrías en 3D, coleccionadas por el propio artista a través de la red y almacenadas en una tarjeta de memoria SD. Le acompaña el valenciano afincado en Londres Emilio Gomariz, que ofrece dos obras: el GIF animado SPH3R3 y Fluids, un loop abstracto e hipnótico que se reproduce al infinito.

“El Link Art Center se quedará con el 20% de la recaudación, el 8% será para la plataforma Paddle8 y los artistas obtendrán el 72%”, indica Domenico Quaranta, que se ha visto obligado a organizar el evento por la necesitad de recaudar fondos para su centro de arte, institución independiente y minoritaria, que no dispone del apoyo de un mecenas empresarial como muchas otras entidades sin ánimo de lucro italianas. “La mayoría del trabajo realizado hasta ahora ha sido financiado por patrocinadores privados nacionales o internacionales, aunque a menudo se ha podido realizar únicamente gracias a la buena voluntad y las colaboraciones gratuitas”, asegura Quaranta, destacando las numerosas iniciativas organizadas por el Link Art Center a nivel local, internacional y en la red, desde exposiciones y producciones de proyectos hasta la publicación de libros, a través del sello editorial Link Editions.
Entre las nuevas propuestas destaca el Link Cabinet, una galería online comisariada por Matteo Cremonesi, que se inaugura este mes con un nuevo proyecto de Jonas Lund.

“Sin duda, la subasta es una manera de comprobar si existe una alternativa a esta situación, pero es sobretodo un experimento que queríamos llevar a cabo, siendo ante todo personas a las que nos gusta experimentar”, concluyen Quaranta y Fabris, invitando también todos aquellos que en principio no tienen intención de adquirir nada a seguir el desarrollo de las pujas en Born Digital.

TEMAS RELACIONADOS:
El arte digital llega a las subastas (21 Oct 2013)
Un museo de quita y pon (27 Feb 2012)