Postales sonoras desde la Alhambra

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 10 de junio de 2014 – Entrada original en EL PAÍS

“La Ciudad de Agua” tiene su origen en una obra sonora realizada para la ABC de Sídney.

Se titula La Ciudad de Agua, el pionero proyecto que el compositor y artista José Iges y la artista intermedia Concha Jerez acaban de desarrollar para la pagina web del Patronato de la Alhambra. Presentado públicamente por María del Mar Villafranca, directora del Patronato, La Ciudad de Agua se plasma en una web que permite al público enviar un testimonio vivo del patrimonio histórico artístico del complejo monumental más visitado de España. Se trata de unas postales sonoras y visuales, que encierran las originales creaciones de José Iges y Concha Jerez, inspiradas en las sonoridades líquidas y cristalinas del agua, un elemento fundamental en la arquitectura del conjunto palaciego granadino.

Producido por el propio PatronatoLa Ciudad de Agua ofrece la posibilidad de navegar por una selección de 12 paisajes que se plasman en tras tantas páginas/postales. “En cada una de ellas, clicando en un área que indica Email this page, aparece un breve formulario que permite enviar esa página/postal al correo deseado”, explica al Silicio José Iges. Además de un breve mensaje de texto, cada postal incluye un contenido sonoro y visual creado por Iges y Jerez, cuya naturaleza traspasa los límites de las palabras para estimular la memoria y la sensibilidad del destinatario, a través de los sonidos y las imágenes.

José Iges y Concha Jerez. Alhambra (1994).

Mientras que las fotos, los vídeos y la imagen grafica han sido realizados por los artistas expresamente para este proyecto web, creado en WordPress con la colaboración de Pedro López, toda la aportación sonora se remonta a un trabajo homónimo realizado para la radio en 1994. “El subtítulo de esa obra era y es, 12 postales sonoras de la Alhambra y el Generalife, lo que motivó en la directora del Patronato el interés de extender la idea de postal a algo que los visitantes de la web de la Alhambra pudiesen enviar a sus amigos”, indica Iges, explicando los origines del nuevo trabajo, surgido hace 20 años en una emisora de radio australiana.

“En aquel entonces Andrew McLennan, director del programa The Listening Room en la ABC de Sídney, solicitó a unos cuantos artistas sonoros y compositores la creación de obras para su emisión sobre el tema Taking the waters. Nosotros decidimos centrarnos en los baños árabes de los palacios de la Alhambra y a partir de ahí se extendió a la idea del agua, como elemento determinante del monumento”, recuerdan Iges y Jerez, que además de artistas sonoros e intermedia, son considerados unos pioneros del arte electrónico en España. Los artistas, que trabajan juntos desde 1989 en la realización de instalaciones, performances y conciertos intermedia, son conocidos por sus trabajos radiofónicos, como el espacio Ars Sonora de Radio Clásica (RNE), fundado en 1985 por Iges, quien lo dirigió hasta 2008.

Han pasado ya dos décadas desde la experiencia radiofónica australiana y para el nuevo proyecto web de La Ciudad de Agua sus creadores han querido aprovechar las ventajas de las herramientas contemporáneas, grabando nuevos sonidos, en forma de archivos audio incorporados a la página de cabecera y a la de Documentos.
“Hay que tener en cuenta que el título es La Ciudad de Agua y no La Ciudad del Agua, es decir una ciudad con el agua como elemento diferencial o determinante en parte de su morfología, como pueden ser Ámsterdam o Venecia”, matiza Iges. “Para entenderlo, merece la pena recordar un verso esculpido como poesía epigráfica en uno de los muros de la Alhambra, leído por Esperanza Abad en uno de los fragmento audio de nuestra obra, en el cual el propio monumento habla en primera persona”.

“Mi agua es de perlas fundidas que por hielo ves correr / y por diáfana el agua a través tuya ni un instante de ti desaparezco. Se diría que el agua que contengo y por mi se desparrama / somos masa de hielo: que una parte se fundió y una parte no se funde”

“Ya que no se puede escribir de modo duradero sobre el hielo, es como si los poetas de la época lo hubiesen sustituido por otros materiales menos perecederos. Y por otro lado está permanente el lenguaje, otra forma de fluido que, como el agua, a todos nos conforma y a nadie pertenece. O sea, esa ciudad estaría hecha de agua”, concluye Iges. El concepto de esta obra sonora, que ha vuelto a cobrar vida a través de la red, se plasma en una ciudad de agua, que hubiera enriquecido aún más las ciudades fantásticas descritas por Marco Polo al rey de los tártaros Kublai Kan, en Las ciudades invisibles del escritor italiano Italo Calvino.

TEMAS RELACIONADOS:
Arte electrónico en España: Año Cero (25 Jun 2012)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s