Trotamundos digitales

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 17 de marzo de 2014 – Entrada original en EL PAÍS

“Do Not Use As Art” un viaje iconoclasta de Frére Reinert. “GBB@SF” el Golden Gate de San Francisco.

Quizás sea verdad que el arte está en todos lados y tan solo hace falta un ojo experto para enmarcar un detalle y elevarlo al rango de obra de arte. De hecho esto es lo que hace Frére Reinert (1973), un artista franco holandés que se define un GoogleTrotter. Fascinado por la plataforma online de Google Earth, Reinert lleva años buceando en la red, para capturar las imágenes de los “bodegones digitales de Google Earth” y dar forma a su personal galería de instantáneas surrealistas y desestructuradas.

 

“Do Not Use As Art” de Frére Reinert.

Reinert lleva tres años trabajando los errores visuales (glitchs), los fallos informáticos y la realidad alternativa que proporciona Google Earth, generando un peculiar imaginario que luego difunde a través de Do Not Use As Art, la pagina en Facebook que le dio a conocer. “Utilizo el teclado y el ratón para generar incidentes y percibir la emoción de estar capturando una instantánea como un verdadero fotógrafo”, afirma el artista, explicando cómo ha ido desarrollando sus técnicas de intervención y subrayando que no realiza nunca ningún tipo de manipulación posterior o retoque digital de las imagenes captadas.
Desde los edificios desestructurados, las carreteras imposibles y las arquitecturas embravecidas, que protagonizan las intervenciones de Reinert, se puede percibir la magnitud de una investigación que le ha llevado a las antípodas del mundo. A pesar de atreverse incluso a intervenir la misma superficie del planeta Marte, el lugar donde mejor se exprime la creatividad de Reinert es el entorno urbano y el sutil punto de conjunción entre el mundo físico y el mundo virtual. En series como Google Street Glitch o GBB@SF, realizada en el Golden Gate de San Francisco, Reinert llega a definir verdaderas realidades ficticias en las que el mundo físico se desestructura para difuminarse en su equivalente digital.

“Google Street Glitch” desde “Do Not Use As Art” de Frére Reinert.

“Estoy llevando a cabo un viaje iconoclasta en un entorno mental experimental. Necesitaba investigar la relación entre el arte y algunos conceptos metafísicos”, declara al Silicio, Frére Reinert. Es su forma de definir las incongruentes imágenes, extrapoladas de Google Earth, que ha popularizado a través de Do Not Use As Art. “Elegí el nombre Do Not Use As Art para cuestionar la naturaleza del significado de arte y la forma en qué hacemos uso del mismo. Do Not Use As Art es un manifiesto, un proceso, una práctica, un concepto, un mantra, una terapia, un trabajo, un eslogan, un nombre de dominio, una marca, una exposición y el título un libro”, explica Frére Reinert, cuyo nombre es también un apodo que le permite experimentar con el medio digital dejando atrás su verdadera identidad y su trayectoria en el mundo de las artes plásticas más clásicas.

“Asphalt” de Frére Reinert: “…me gusta explorar el mundo como si se tratara de un ready-made”.

“Me considero un artista experimental pero no en lo formal, más bien se trata de una actitud. A finales del siglo XX, después de experimentar con pintura, collage, vídeo e instalaciones, empecé a considerarme un artista post-media y decidí distanciarme del mundo del arte tradicional”, indica Reinert, recordando su época de exposiciones en galerías, centros de arte y demás espacios físicos tradicionales. “Siempre me he encontrado bien en este ámbito, pero ahora mi corazón y mi mente están atrapados por las actividades en Internet”, asegura, afirmando que a pesar de todo no descarta regresar algún día a lo analógico.

“Quise desvincularme totalmente del mundo del arte oficial, dando vida a un proyecto diferente bajo pseudónimo, por dos motivos principales. En primer lugar, iba buscando este tipo de sensación de libertad, de ser y no ser. La segunda razón es un tipo de juego privado entre mí y la historia del arte, para ver qué es lo que realmente tomará relevo y perdurará en el futuro”, explica Reinert, que hace tres años descubrió la escena artística surgida en las redes sociales, a través de páginas como Facebook.

“Me gusta explorar el mundo como si se tratara de un ready-made e investigar los paradigmas invisibles que emergen de la forma en que Google Earth pretende representarlo. Como mundo virtual, Google Earth es el resultado final de mi investigación fotográfica, pero un mundo virtual es un mundo muerto, un simulacro y la caza a las imágenes que realizo es una simulación de la vida, así como lo es el arte”, concluye el artista.

“Do Not Use As Art” de Frére Reinert.

Frére Reinert no es un caso aislado. A lo largo de los años hemos descubiertos muchos GoogleTrotters, artistas fascinados por los recursos visuales que pueden ofrecer las plataformas online del gigante de los buscadores. Sin ir más lejos hace un par de años en el Silicio escribimos sobre el artista americano Clement Valla y su peculiar colección de lienzos titulada Postcards from Google Earth, que definió “extraños momentos en los que la ilusión de la representación perfecta de la superficie de la tierra parece romperse”.
No hay que olvidar también los trabajos de artistas y fotógrafos célebres como Michael Wolf y Jon Rafman, representantes de primera fila de una tendencia que se ha dado en denominar post-fotografía, que han encontrado una original manera de revitalizar su profesión de foto reporteros gracias a Internet.

Carlo Zanni paseando su perro en “Self Portrait With Dog” (2008).

Quizás lo más fascinante y sorprendente de los últimos años hayan sido los encuentros protagonizados en Google Street View por distintos artistas y protagonistas de la actual escena new media. Si por un lado esta plataforma en Internet es como muchos denuncian una intromisión en la vida privada de la gente, por el otro es una oportunidad más para denunciar creativamente dichas indiscreciones. Es lo que debe haber pensado el artista italiano Carlo Zanni, cuando en 2008 se descubrió retratado por las cámaras de Google Street View, mientras paseaba su perro por las calles de la ciudad italiana de Milán. Zanni decidió aprovechar la casualidad y convertir estas instantáneas en la serie Self Portrait With Dog, que desafortunadamente ya ha desaparecido del callejero online, porque el coche de Google volvió a pasar en la misma calle en 2012, actualizando las imágenes originales de las que actualmente sólo queda una memoria visual en la web del artista.

“Self Portrait With Friends (I fannulloni)” de Carlo Zanni, el artista más retratado en los callejeros de Google Street View.

Curiosamente el caso no se quedó aislado y Zanni volvió a descubrirse en los callejeros de Google en otra imagen, de la que surgió Self Portrait With Friends (I fannulloni), donde fannulloni (vagos, en italiano) hace hincapié en la ironía de haberse convertido en el artista más retratado por las calles de Milán, ya que su imagen volvía a aparecer otra vez en Google Street View.

“15 Seconds Of Fame” de Aram Bartholl, la más famosa persecución de un coche de Google protagonizada por un artista.

Lo mismo pasó con el célebre artista y activista alemán Aram Bartholl, que en la mañana del 13 de octubre de 2009 vislumbró un coche de Google mientras estaba desayunando en el Café Mörder de Berlín y aprovechó la ocasión para convertir el acontecimiento en una performance en Internet. Con un guiño a los célebres 15 minutos de fama de Andy Warhol, Bartholl se arrojó a la calle escenificando la más famosa persecución de un coche de Google protagonizada por un ser humano. Luego tuvo que armarse de paciencia para dar forma a la documentación (varias imágenes y un vídeo) que conforma 15 Seconds Of Fame, ya que Google tardó casi un año en trasladar a la red las imágenes la persecución sin sospechar que estaba poniendo online algo que se consideraría una obra de arte.

Paloma G. Díaz de “Uncovering Ctrl” en Google Street View (2012).

Finalmente ‘nuestra’ Paloma G. Díaz, docente de new media e investigadora en Uncovering Ctrl, un proyecto sobre la relación entre los nuevos medios y los instrumentos y estrategias de control y vigilancia presentes en nuestra sociedad, pasó por una experiencia muy similar. Como relata Paloma G. Díaz en su blog, las imágenes del suceso aparecieron en los callejeros virtuales de Google Street el pasado mes de diciembre, pero el encuentro con el coche de Google tuvo lugar en mayo de 2012 y paradojicamente lo más sorprendente del episodio fue que tuvo lugar el mismo día en que Paloma G. Díaz iba a presentar el borrador impreso de su tesis: Prácticas artísticas y control y vigilancia tecnificado (2001-2010), un trabajo donde la empresa Google tiene evidentemente un especial protagonismo y cuyos contenidos están enfocados en su totalidad a prácticas artísticas y vigilancia electrónica

TEMAS RELACIONADOS:
Ser o no ser en tiempos de Google (11 Nov 2013)
Y tú, ¿quieres extinguirte como un fotosauro? (4 Mar 2013)
Postales desde Google Earth (26 Nov 2012)
La fotografía como new media o fotoperiodismo sin salir de casa (16 Abr 2012)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s