Un conector entre realidades paralelas

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 17 de junio de 2013 – Entrada original en EL PAÍS

Tadao Ando, Jota Castro y Carlos Garaicoa participan en una muestra virtual de obras y relatos inéditos, inspirados en los balcones más emblemáticos de Venecia.

Hace días que el mundo se pregunta donde se oculta Julian Assange, tras abandonar su refugio de la embajada de Ecuador en Londres. Nadie ha puesto en relación su desaparición con la llegada de un extraño personaje al barrio veneciano de Dorsoduro. Los que le han visto asomarse al balcón, siempre y solo de soslayo, aseguran que las vendas cubren cada centímetro de su piel. Algunos creen que sufre una enfermedad rara y otros que es un famoso narco que se está recuperando de una cirugía estética. Solo cuando empezaron a aparecer las botellas con profecías, proclamas y revelaciones, la gente se puso a escudriñar los recovecos, donde los juegos de sombras confunden la vista, para pillar la mano culpable de arrojar al canal los mensajes embotellados. Así empieza el relato, metáfora de la explosión de la sociedad de la información, del artista sonoro y performer estadounidense Steve Piccolo, una de las diez personalidades del mundo de la cultura que forman parte del proyecto multidisciplinar Balconism, promovido por Art Apart, Curating Agency.

Aportación de Francesco dal Co a “Balconism”.

Sus creadores, el propio Steve Piccolo y la curadora de origen ruso Oxana Maleeva, lo definen medio en broma “un proyecto de realidad disminuida”, aunque en realidad se trata de una exposición virtual, formada por diez proyectos narrativos, visuales y sonoros, creados especialmente por cada participante, para uno de los diez balcones de Venecia seleccionados. “Estoy convencida de que el futuro será híbrido, pero no me gusta usar la tecnología para crear más superestructuras en el mundo. Queríamos estar presentes en Venecia en el momento de la Bienal, pero de otra forma: sin invadir, sin tocar, sin añadir. Las obras de Balconism no molestan y no se imponen”, explica Maleeva, que ha elegido unos balcones, especialmente destacados ya sea desde el punto de vista histórico, arquitectónico o popular, del Barrio de Dorsoduro, aquella lengua de tierra entre el Canal Grande y el Canal della Giudecca, que culmina con la Punta della Dogana, centro expositivo de la colección Pinault.

“Remnants of Glory” contribución de Barbara Fornasetti y Valeria Manzi a “Balconism”.

“Durante la Bienal artistas de todo el mundo intentan competir con la atmósfera única de la ciudad, introduciendo objetos no siempre necesarios y a menudo de grandes dimensiones en un contexto ya saturado de historia, monumentos y obras. Por eso nosotros hemos decidido no superponernos a Venecia, sino amplificar su belleza poniendo a disposición del público un filtro insólito para experimentarla”, explican Maleeva y Piccolo, a punto de zarpar en un galeón que llevará un grupo de afortunados visitantes a recorrer todo el itinerario.

Los relatos, las imágenes y las bandas sonoras, que componen la aplicación gratuita Balconism, se pueden descargar desde el App Store, para iPhone y iPad. “Es una aplicación ligera, todo cabe en 50 MB, por lo que funciona también sin conexión”, indican los creadores. Para disfrutarla no es en absoluto necesario estar en Venecia. Por supuesto recorrer los espacios que han inspirados las obras (todas inéditas naturalmente) y poderlas apreciar sumergiéndose en la atmósfera veneciana constituye un incentivo, pero quien no pueda desplazarse hasta la laguna puede gozar de las piezas perfectamente desde el salón de su casa. Además la muestra cuenta con un numero especial de la revista alternativa E il Topo, que incluye un gran numero de fotografías de los balcones y otros textos de apoyo a los relatos.
Balconism supera la idea que el arte debe ser exclusivamente producido por artistas. La ausencia de objetos materiales abre las puertas a la participación de escritores, críticos, músicos, diseñadores y arquitectos, que tratan la ciudad como una verdadera enciclopedia de posibles narraciones desde la perspectiva de diferentes disciplinas”, indica Piccolo, que también pone su seductora e intrigante voz a los relatos, mientras que el compositor de origen japonés Gak Sato se ha encargado del diseño sonoro del proyecto.

Hay propuestas irónicas y divertidas, políticas, surrealistas, nostálgicas y minimalistas como el balcón que el arquitecto japonés Tadao Ando ha intervenido con un sencillo cristal que se coloca horizontalmente entre el cielo y el mar, creando un juego de reflejos, donde se pierden de vista las referencias habituales. El escueto texto que le acompaña es casi un haiku: “Johann Wolfgang von Goethe se sorprende mirando la Venecia del siglo XXI desde el balcón, tras su regreso desde 1700”. Y eso es todo.

Nada que ver con El Milagro de San Harald, la barroca contribución del célebre comisario Francesco Bonami, que ha imaginado una típica aparición mariana (véase Lourdes o Fátima), protagonizada por lo suizo Harald Szeemann, el padre de la curaduría moderna, que lanza aciagas profecías artísticas convertido en Sibila. En la fantasía de Bonami solo los niños entienden las palabras de Szeeeman, que les ha revelado los cuatro secretos de las prácticas curatoriales, además de asegurarles que éste será el último comisario de la Bienal. Según los expertos, los niños parecen haberse recuperado del shock de la visión, aunque han reordenado sus juegos y los objetos de sus cuartos, según un criterio que obedece a una narrativa interior desconocida para sus padres.

Francesco Bonami – The Miracle of St. Harald (fragmento audio)

El común denominador entre obras tan distintas es la vena irónica y situacionista, junto con la voluntad de difundir un mensaje disponible para todos sin límites de tiempo o espacio. “De ahí la elección del balcón, un elemento híbrido, que sirve de conector entre los espacios públicos y privados, el cielo y la tierra, la realidad y la fantasía, la historia y la ficción”, añade Maleeva, que participa en el proyecto también como artista con I miss my enemies and they miss me. Se trata de una obra nostálgica, sobre una época más segura, tranquila y sobretodo comprensible, que se desarrolla como un partido de tenis conceptual entre dos balcones, de los que asoman Fidel Castro y Audrey Hepburn enzarzados en un debate sobre el fin de la guerra fría. “Padezco Balconismo crónico y es una enfermedad contagiosa”, asegura Maleeva.

Oxana Maleeva – The Diagnosis (fragmento audio)

Las piezas más emocionantes llevan la firma de dos artistas latinos. El cubano Carlos Garaicoa fantasea y dibuja con minuciosas líneas, negro sobre blanco, un detallado plan de huida desde una no mejor especificada cárcel, mientras que el peruano Jota Castro se imagina que Neruda vuelva a aparecer 40 años después de su muerte en el balcón de la Pensión Seguso. “He muerto en Santiago el 11 de septiembre de 1973 y he despertado en Venecia el 28 de mayo de 2013. Esta es la verdad. Recuerdo el último momento, tenía miedo, todos aquellos soldados fueron lo último que vi…”, así inicia Jota Castro, un relato que pone la piel de gallina.

Jota Castro – Nothing ever last forever (fragmento audio)

“Letter to our girlfriend Venice” de Marc Kalinka en “Balconism”.

Finalmente Marc V. Kalinka ha imaginado una Venecia transformada por una publicidad global y total, Gabriele Di Matteo ha inventado una historia de fantasmas de pirandeliana memoria y Francesco dal Co, el historiador de la arquitectura más importante de Italia, arranca con Goya y Baudelaire, una deriva por una ciudad que más allá de cualquier tópico no deja nunca de asombrar generaciones tras generaciones de venecianos y visitantes.

TEMAS RELACIONADOS:
Una Biennale analógica rodeada de nuevos medios (10 Jun 2013)
Un puente interactivo entre Ámsterdam y la Bienal de Venecia (3 Jun 2013)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s