Nuevos paradigmas digitales

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 18 de mayo de 2013 – Entrada original en EL PAÍS

Jaime del Val artista y filósofo madrileño, fundador del colectivo Reverso, ha obtenido una financiación de dos millones de euros por parte de la Unión Europea para la realización de Metabody, un proyecto que lucha en contra de la creciente homogenización cultural. La noticia resulta sorprendente (aunque no debería) por diversos motivos: la cuantía de la subvención, la dificultad de la convocatoria y sobretodo lo atípico del proyecto.

En los últimos siete años sólo cuatro españoles han conseguido ayudas (y nunca tan generosas) a través de esta convocatoria de cultura, la más importante y codiciada de la Unión Europea. En esta ocasión se presentaron 80 propuestas, el doble de lo habitual, de las que sólo 14 obtuvieron alguna subvención. Metabody fue el único proyecto español de los cinco participantes, que consiguió pasar la durísima criba, consiguiendo una puntuación extraordinaria de 92 sobre 100. Y además se trata de la única subvención plurianual concedida a un coordinador en 2013.
“En mi opinión sobretodo sorprende que hayan valorado tan bien un proyecto tan ambicioso y rompedor en tiempos de plena crisis, y concedido una financiación tan destacada a una pequeña entidad como Reverso, cuando normalmente estas convocatorias sólo las ganan grandes entidades públicas”, indica al Silicio, Jaime del Val, que presentará el proyecto en la Universidad de Stanford a primeros de junio y en Medialab Prado de Madrid, su asociado en la aventura, el 24 de julio. “Frente al modelo descorporeizado de Internet, Metabody propone una tecnología corporal, una red de cuerpos, capaz de articular un nuevo concepto de comunicación, espacio y sociedad, que culminará con módulos de arquitectura interactiva en el espacio público, que itinerarán por nueve ciudades europeas”, explica del Val, que desarrollará el proyecto a lo largo de cinco años.

“Metabody” de Jaime de Val, un network de 28 instituciones de 14 países.

Metabody, que ha conseguido reunir alrededor de una idea común 28 instituciones de 14 países, se propone generar nuevos paradigmas de sostenibilidad y diversidad cultural en una convergencia inédita entre artes, filosofía, tecnologías, ciencias y sociedad. “Durante décadas se ha vendido Internet como una utopía de conexión inmaterial, universal y ubicua de mentes con mentes. Ahora, con este proyecto, queremos desmontar las concepciones técnicas, filosóficas y estéticas de este mito, que en realidad encubre una sociedad del control sin precedentes. La alternativa no es la negación de la tecnología, sino la invención de nuevos paradigmas tecnológicos”, asegura del Val, que se propone invertir los paradigmas dominantes de la robótica y la Inteligencia Artificial en su intento de simular emociones, abordando por ello múltiples ramas de las actuales neurociencias.

A lo largo del proceso creativo se desarrollarán nuevos paradigmas de expresión y comunicación, que incorporen sutilmente las diferencias corporales y los aspectos irreductibles y abiertos de la comunicación no verbal. Como red de cuerpos que es, Metabody, en vez de homogeneizar, prestará atención a las diferencias radicales y cambiantes de cada cuerpo y lugar, cada movimiento y relación, para contribuir a establecer una nueva ecología social. Durante los primeros cuatro años se irán desarrollando laboratorios multisensoriales de interacción corporal, que finalmente, el último año del proyecto, culminarán en módulos de arquitectura experimental, concebidos como observatorios de la diversidad y laboratorios itinerantes de la percepción.

Jaime del Val. Salvemos Mojácar y el Levante Almeriense.

Metabody es el resumen de la trayectoria de Jaime del Val, que se formó como bailarín y performer y actualmente, como director del colectivo Reverso, lleva más de 15 años trabajando en la convergencia de artes, nuevos medios, filosofía y activismo social para desarrollar nuevas formas de percepción y corporalidad. “Metabody es un intento ambicioso y visionario de dar la vuelta a 300 años de tradición cartesiana. En vez de reducir la realidad a patrones fijos y homogéneos, en vez de intentar predecir y controlar, tenemos que aprender a vivir el movimiento de lo impredecible y lo cambiante. Frente a la cultura de la imitación y la repetición, reinventar la magia de lo nuevo como componente esencial de la cultura”, concluye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s