Una libreta subversiva

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 28 de marzo de 2013 – Entrada original en EL PAÍS

Detalle de las líneas de “Notepad” (Matt Kenyon, SWAMP).

A primera vista parece una simple libreta de notas amarilla. Sin embargo recientemente ha sido adquirida para formar parte de la colección del MoMA de Nueva York.
Para percibir el significado de la obra y entender el motivo por el cual uno de los más célebres museos de arte contemporáneo del mundo ha decidido pasarla a la posteridad, hay que mirarla con mucha atención. Y para hacerlo hace falta una lupa de lo más potente, ya que a simple vista no es tan fácil darse cuenta de que las líneas marcadas en cada página de la libreta en realidad son nombres y palabras.

El proyecto, bautizado previsiblemente Notepad, se ha convertido en un arma de doble filo, una especie de caballo de Troya que sus creadores, Matt Kenyon y Douglas Easterly del colectivo estadounidense SWAMP, han conseguido introducir en el Congreso de los Estados Unidos y que ahora sus representantes están utilizando -de forma totalmente inconsciente- para tomar notas y apuntes gubernamentales.

Lo que los senadores no saben es que las líneas del centenar de libretas esparcidas por sus oficinas están formadas por letras extremadamente diminutas, que de forma microscópica detallan los nombres de todas las víctimas civiles iraquíes de los tres primeros años de la guerra contra Irak. Se trata por tanto de una acción de activismo político que utiliza un objeto artístico para conseguir deslizar en el corazón mismo del poder gubernamental estadounidense los datos no deseados y no reconocidos por los órganos de dicho poder.

Con motivo de la reciente muestra monográfica de SWAMP en el Katzen Museum de Washington, Matt Kenyon acaba de realizar una nueva edición de estas libretas, que tiene en cuenta la invasión estadounidense de Afganistán, enriquecida con las aportaciones procedentes de la divulgación de información confidencial llevada a cabo por WikiLeaks. La nueva edición de Notepad ha sido necesaria también porque se agotan paulatinamente a medida que los artistas van exponiéndolas, ya que en cada ocasión invitan el público a utilizarlas, llenándolas con mensajes dirigidos al Congreso de los EE. UU. “La nueva edición se expone en forma de una gran tarima, construida apilando centenares de libretas para obtener una impactante escultura que visualiza la enorme magnitud de las muertes civiles”, nos explica Matt Kenyon.

El colectivo SWAMP (Studies of Work Atmosphere and Mass Production) trabaja temáticas que abarcan desde la vida artificial al activismo, con un especial interés en las nuevas tecnologías. Sus obras a menudo denuncian el impacto ecológico de las actividades industriales y los intereses de las corporaciones multinacionales, como Cloud, centrado en la crítica del calentamiento global y la contaminación. Cloud o Aotearoa, que en el lenguaje maorí se puede traducir como “la tierra de la larga y blanca nube”, es una instalación que consiste en una maleta misteriosa desde cuyo interior sale una nube que se levanta y va ganando altura por sí sola.
Las nubes se producen mediante una mezcla de surfactante, helio y aire comprimido, que, al abrirse la maleta, genera pequeñas masas de espuma, que se dispersan en la atmósfera a medida que van subiendo.

“Tardigotchi” y “Docking Station” de SWAMP.

Entre sus trabajos más premiados destacan las piezas que desarrollan el tema de la vida artificial como el Tardigotchi, una mascota virtual que combina vida biológica y digital en un objeto único parecido a un Tamagotchi. En su interior vive un tardígrado, u oso de agua, un organismo de ocho patas del tamaño de un milímetro, resistente a cualquier condición ambiental y que se nutre de musgos, cuya vida puede alcanzar los 100 años.

Inspirado en el célebre Tamagotchi de los noventa, el Tardigotchi, creado en colaboración con Tiago Rorke, permite interactuar con Gotchi, una mascota virtual del verdadero tardígrado que los artistas han bautizado Steven. Su espacio vital es una bola de latón dividida en dos mitades: en una se controla y visualiza en una pequeña pantalla la vida de Gotchi, la criatura virtual, que representa el avatar de Steven, el organismo que vive en una bola de agua en la otra mitad de la esfera. La vida y la actividad del tardígrado se observa a través de la mini cúpula de cristal que delimita su mundo.

Cuando el Tardigotchi se expone al público, es posible influir en su vida por medio de la Docking Station y una aplicación que conecta por Bluetooth al Tardigotchi con su página en Facebook. Una vez acoplada la Docking Station, una especie de unidad de alimentación que proporciona al tardígrado líquidos y partículas de musgos, a la esfera del Tardigotchi, el usuario puede controlarla alimentando el organismo desde el espacio expositivo y también remotamente a través de Facebook.

“Spore 1.1” de SWAMP.

Finalmente Spore 1.1, un proyecto en la misma línea, que mezcla los ecosistemas y los mercados financieros, ganó la edición 2004 del premio VIDA 7.0, el concurso organizado en España por Fundación Telefónica, que reconoce las creaciones artísticas concebidas con técnicas, tecnologías, estrategias y conceptos de vida artificial. Spore 1.1, que consiste en una planta cuya vida depende de las fluctuaciones bursátiles, visualiza de forma irónica la influencia de la economía en nuestro ecosistema. Organismo biológico y robot, al mismo tiempo, el proyecto funciona en relación con las cotizaciones de los mercados de valores, que activan el mecanismo de riego sólo si las acciones están en alza, de lo contrario la planta no recibe agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s