Las aventuras de las GIFs animadas en el mundo del arte

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 17 de enero de 2013 – Entrada original en EL PAÍS

Hopper´s Club (Gif), 2012  de Ibon Mainar

Surgido en 1987 y creado por CompuServe, GIF (acrónimo de graphic interchange format) es un formato de imagen en 256 colores, que se ha convertido en una referencia ineludible por lo que se refiere a la cultura popular y contracultura en Internet. La razón del enorme éxito que este soporte sigue teniendo después de tantos años que es un verdadero misterio. Nacido en la primera época de la historia de Internet como una alternativa para difundir en la red imágenes en gran tamaño sin ralentizar la navegación, en la década de 1990 el formato GIF se convirtió en un recurso estándar integrado en los tradicionales banners publicitarios. En la actualidad, más popular que nunca es vehículo de memes, juegos visuales y mensajes humorísticos, como los históricos dancing babies o los infinitos gatos de Internet, y se ha convertido en el principal soporte para difundir breves secuencias animadas, habitualmente formadas por unos fotogramas sacados de películas en su mayoría caseras.

Tras ser declarado Palabra del Año 2012 por el Oxford American Dictionary, el pasado mes de noviembre, el término GIF ha sido definitivamente consagrado con una exposición, organizada por Paddle8, que ha también encargado imágenes inéditas a artistas y gráficos conocidos y anónimos de medio mundo, elegidos a través de una convocatoria difundida en la red.

Todas estas creaciones han sido reunidas en Moving the Stills, una exposición online dedicada el formato 87A, más conocido como GIF, con motivo de su 25º aniversario, que se lanzó en Miami durante la pasada edición de la Miami Art Week 2012, que se celebró en el pasado mes de diciembre.

FashGif, Flats, “Napier Street Fitzroy
vveinventvou, “camouflage”

No hay que olvidar que el formato GIF y su estética han sido ampliamente utilizados por diversos artistas de la escena digital. Entre estos se encuentra Evan Roth, representante de la nueva vanguardia estadounidense y reciente ganador del Design Award del Smithsonian’s Cooper-Hewitt National Design Museum de Nueva York. Para la muestra SPAMM, organizada en el marco del festival Les Transnumériques, el artista realizó Cache Rules Everything Around Me, un irónico vídeo que se alimenta de las infinitas GIFs animadas de la cultura popular diseminadas por la red, articuladas al compás de la música de Girl Tank.

Las GIFs animadas y su estética artificiosa no acaban de superar la previsible adversidad del sector del arte tradicional, pero Evan Roth ha conseguido integrar de manera provechosa este formato en piezas para las galerías como las que se vieron la pasada primavera en su exposición para la galería N2 de Barcelona. One Gif Compositions es una serie de piezas para Internet que se acercan al formato del vídeo y representan unos estudios visuales sobre el movimiento en las que “la obra es el resultado de la suma de las visualizaciones de las imágenes que el ordenador descarga y almacena en su memoria, creando una secuencia animada que va llenando progresivamente el espacio de la pantalla”, explica Roth.

En aquella ocasión Roth presentó también obras que no utilizan las nuevas tecnologías, pero que se apropian de la iconografía de Internet y la simbología informática, como las irónicas impresiones de Banners & Skyscrapers, collages gráficos, parecidos a una trama textil compuesta por los redundantes y obsoletos banners publicitarios de las páginas web.

Gravity (2003) de Olia Lialina y Dragan Espenschied

Quizás la artista más destacada en este campo sea la visionaria Olia Lialina, pionera del net.art e impulsora de la eclosión de la escena del arte en Internet allá por 1998 cuando, adelantándose a los tiempos, abrió Art Teleportacia, la primera galería de arte virtual. Su trabajo refleja en numerosas ocasiones la iconografía y la estética de las GIFs animadas, típicas de la época de la ya desaparecida Geocities. Desde cierto punto de vista Lialina se puede considerar una verdadera arqueóloga de las imágenes en 256 colores, que integra en casi todas sus obras: desde Midnight, pasando por Animated GIF Model, hasta el inolvidable Gravity, realizado en colaboración con su compañero, el artista Dragan Espenschied. La obra, una cáustica y al mismo tiempo delicada reflexión sobre la colonización de Internet, se plasma en el relato sutilmente irónico de una expedición al espacio como metáfora del viaje a la conquista de la red y del “espacio de la pantalla”. La recuperación de la sencillez tecnológica, en este caso el uso del scrolling (desplazamiento en la página), ofrece un nuevo enfoque narrativo al cambiar la posición no sólo de los objetos, sino también del espectador.

En 2009 Olia Lialina y Dragan Espenschied trasladaron la estética de las GIFs animadas, con sus gatitos y arco iris, en el libro Digital Folklore Reader donde con mucha ironía alternan ensayos y proyectos de investigación sobre la cultura digital popular y sus recursos más kitsch.

En España no hay que olvidar Ibon Mainar, un joven artista de San Sebastián, que está realizando una residencia en el centro de arte Arteleku, donde ocupa uno de los espacios a disposición de los artistas.
En su página las imágenes animadas, concebidas como unos bucles infinitos, se alternan a temas genéricos en los que Mainar interviene de forma creativa, reinterpretando las pinturas del estadounidense Edward Hopper, unas obras muy populares que gracias a sus intervenciones vuelven a cobrar una nueva e inesperada vida.

Animated Gif (Hopper 3), 2012 de Ibon Mainar
Animated Gif (Cindy Sherman) 2012 de Ibon Mainar

Curiosamente estas obras que habitualmente no llegan a interesar demasiado el mundo del arte propiamente dicho, tienen una importante visibilidad en la red y sus plataformas, llegando a ser destacadas en Tumblr, los espacio online del SF MOMA, Saatchi y otros blogs muy populares como Hyperallergic o The Creators Project.

“En mi caso cuando hago una exposición en una galería sé que el trabajo lo va a ver menos gente que en mi blog”, asegura Mainar. “Nunca podré aspirar a que en una galería vean mi trabajo 12.500 personas, sin embargo uno de mis GIF se reblogueó ese número de veces. Hay Gifs que se expanden cientos de miles de veces por la red y eso me hace reflexionar sobre si es el arte el que está al margen de lo digital. Creo que con lo digital, los GIFs, net.art, etc… arte que el propio artista cuelga en la red, existe una relación más sincera con el público, que cuando ve una foto colgada en la pared, aunque pueda parecer lo contrario. Para mí es fundamental que el artista y el arte en general sea contemporáneo del tiempo que está viviendo”, concluye Mainar. El artista acaba de participar en el festival Fantastic de Lille (Francia), que se clausuró el 13 de enero, con una serie de obras que se han proyectado en las calles de la ciudad transalpina como parte del programa Métamorphoses Urbaines.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s