En ocasiones veo hombres

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 30 de mayo de 2012 – Entrada original en EL PAÍS

¿Quién es el observador y quién es el protagonista? ¿Quién molesta a quién y quien controla a quién? Preguntas a las que intenta responder Zwischenräume, una instalación robótica de Petra Gemeinboeck y Rob Saunders.

Al entrar, la sala parece completamente vacía, excluyendo por supuesto los seres humanos que, en su papel de visitantes de una exposición, deambulan sin entender bien lo que está pasando y lo que deben contemplar en aquella triste sala, donde un par de sillas y unas macetas completan un vetusto decorado encerrado entre paredes recubiertas de papel viejo y polvoriento.
Sin embargo, pronto se dan cuenta de que no están solos. Las paredes empiezan a temblar y a agrietarse, bajo los martillazos que alguien desde el otro lado le está propinando con fuerza. Los cuadros empiezan a caerse y se percibe que incumbe alguna amenaza, sensación que se consolida cuando al acercarse hacia la fuente del ruido el espectador descubre que una plancha de vidrio ha sido interpuesta entre el y la pared para garantizar su incolumidad.

Del otro lado está Zwischenräume, que en español se traduce Espacio intersticial, una instalación robótica donde no es claro quién es el observador y quién es el protagonista. Desarrollada por la artista austriaca Petra Gemeinboeck y el inglés Rob Saunders, la pieza consiste en una comunidad de robots, que ocupan el lado de la sala oculto por la pared y están dotados de un micrófono para relacionarse entre ellos y comunicarse con las personas, cuya presencia perciben en el espacio expositivo. Los robots disponen de unos martillos con los que golpean la pared intentando abrirse paso, para finalmente poder identificar a través de una cámara el origen de las presencias que tanto les inquietan.

Zwischenräume es una instalación centrada en la temática de la vigilancia, que quiere dar una vuelta de tuerca más a las problemáticas de quién es el observado y cuando se convierte en un amenazado. Los robots se activan al percibir los seres humanos, cuya presencia les genera un tremendo estado de ansiedad que no termina hasta que puedan identificar el origen de la supuesta amenaza, a pesar de que por ello tengan que despedazar literalmente la pared que les separa, pasando de voyeur a amenaza.

“Nuestra práctica únicamente utiliza la robótica como medio de intervención en el ambiente humano. En Zwischenräume se adoptan tácticas de combate urbano, que los soldados aprenden para pasar literalmente, a través de paredes de casas privadas. La arquitectura se convierte así en el medio de las máquinas para hacer realidad sus deseos, produciendo grietas, agujeros y cicatrices a través de las cuales observan y conspiran. Los robots funcionan de forma autónoma y están intrínsecamente motivados para estudiar su medio ambiente. Cualquier nuevo visitante provoca su curiosidad”, explica Petra Gemeinboeck, anunciando que están desarrollando una nueva versión de la obra llamada Accomplice, compuesta por una entera colonia de robots inteligentes.

Actualmente, ambos artistas viven en Australia: Petra Gemeinboeck es professora de Interactive Media Arts en el College of Fine Arts, de la Universidad New South Wales y Rob Saunders es professor de Design Computing en el Design Lab, de la Universidad de Sydney. Sin embargo viajarán pronto con sus robots a Europa, donde tienen en programa dos residencias: una en la Cité Internationale des Arts de París, entre junio y septiembre y la otra en el prestigioso Ars Electronica Futurelab de Linz en Austria, entre octubre y noviembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s