La vida secreta de los juguetes

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 09 de abril de 2012 – Entrada original en EL PAÍS


Algo deben tener los juguetes viejos para atraer a tantos artistas contemporáneos. Desde Carlos Pazos, pasando por Esteban Vicente y Mark Hogancamp hasta Jarvis Rockwell, quien realiza esculturas de gran formato repletas de muñecos de los más triviales. Precisamente a Rockwell y sus creaciones se inspira We Ping Good Things To Life (enlace actualizado a junio 2020. Solo memoria del proyecto), una obra en cinco actos que explora la vida secreta de los juguetes, realizada por la pareja de artistas de Nueva York, Ephraim & Sadie Hatfield.

We Ping Good Things To Life es una obra de telepresencia, vinculada con una instalación interactiva en tiempo real, que funciona exclusivamente a través de Internet. Hasta el 14 de mayo a través de la web del proyecto, los visitantes online pueden elegir qué objeto activar entre una selección de viejos muñecos y pequeños juguetes, que la pareja de artistas ha recogido y dotado de elementos electrónicos, que le permiten reaccionar a las intervenciones remotas.

La performance online está estructurada en cinco actos
, cada uno de los cuales presenta una nueva selección de juguetes, imágenes de cabaret y alusiones a temáticas, que abarcan desde el patriotismo hasta el circo. Aunque cada tres semanas cambia la composición de los elementos del escenario principal de este anómalo y lejano teatro digital, durante todo el desarrollo del proyecto, los cinco escenarios en los que están distribuidos los juguetes están disponibles para ser activados, mientras que después del 14 de mayo se conservará online sólo una memoria en vídeo de la performance. Además desde la página de Facebook es posible acceder al backstage, es decir a numerosas imágenes captadas entre bastidores, donde se aprecia el tinglado artesanal-tecnológico montado por los Hatfield.


La obra se inspira en el teatro de títeres y el vaudeville, un género de espectáculo en boga entre finales de 1800 y 1930, interpretado por músicos, bailarinas y magos, en una irreverente y surrealista puesta en escena, que se alimentaba de objetos procedentes de la cultura popular y la iconografía del consumismo.

Los cinco escenarios están ubicados en la casa de la pareja de artistas cuyos nombres, Ephraim & Sadie Hatfield, son en realidad unos seudónimos que esconden sus verdaderas identidades. Los Hatfield llevan desde el año 2000 trabajando con dioramas y títeres y curiosamente tienen un sitio web elegido con un dominio español (hatfield.es), “no por ser españoles, sino por las iniciales de Ephraim y Sadie”, explican. Los artistas prefieren mantener oculta su identidad, aunque con un poco de paciencia es fácilmente identificable, para dar vida a una imaginaria (¿o quizás verdadera?) pareja, que presentan en su escueta biografía a través de una amarillenta, y nada favorecedora, imagen de inicio del siglo pasado.

We Ping Good Things To Life es un encargo de New Radio and Performing Arts, Inc. para Turbulence, una plataforma de Nueva York, financiada por la Jerome Foundation, una institución sin ánimo de lucro, dedicada a la producción y la difusión del arte en Internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s