Atracción peligrosa… por los datos

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 29 de febrero de 2012 – Entrada original en EL PAÍS

Se llama Quadrigram y es española, la única aplicación europea, entre las diez herramientas seleccionadas para ser presentadas en la prestigiosa Strata Conference, que se inauguró ayer en San Francisco. El evento, creado por uno de los autores del concepto Web 2.0, Tim O’Reilly, abanderado del movimiento del software libre y el código abierto, es uno de los principales escaparates mundiales de las herramientas más innovadoras para poder procesar instantáneamente la información contenida en gigantescas bases de datos.

Quadrigram, de la empresa creativa barcelonesa Bestiario, es un lenguaje de programación visual revolucionario, que surge de la voluntad de centrarse en las necesidades del usuario. Su objetivo es acabar con la discriminación por la cual sólo los expertos saben acceder y publicar determinados contenidos en la red, mientras que la gente se tiene que fiar de sus afirmaciones y análisis, sin posibilidad de comprobar su veracidad. En cambio Quadrigram es una aplicación creativa, de comprensión instintiva, que no necesita conocimientos previos de programación y ni siquiera nociones básicas de informática. “Quadrigram es capaz de contar una historia que hace más atractivos los datos, por ejemplo estudiar el flujo de las bicicletas en la ciudad para implementar soluciones urbanísticas más eficaces”, explica el madrileño José Aguirre, fundador de Bestiario junto con los colombianos Andrés y Santiago Ortiz, uno afincado en Barcelona y el otro en Argentina, a los que se sumó más recientemente el catalán Raimon Mirada.

Además de las sesiones de debates y encuentros, la Strata Conference incluye una especie de competición, en la que un jurado de expertos se encarga de elegir las tres mejores propuestas, entre las diez aplicaciones seleccionadas. A la espera de saber si Quadrigram será una de las tres afortunadas, Bestiario no ha aminorado el ritmo de trabajo que lleva desde hace ya más de siete años, cuando decidió centrarse en la búsqueda de soluciones creativas e innovadoras, para visualizar la información y poderla utilizar en modo eficaz en ámbitos muy diversos: de la cultura a la empresa, de la ciencia a la industria. Actualmente acaban de crear diversas aplicaciones para el diario británico The Guardian, están trabajando con el Centro Pompidou de París, mejorando la agenda cultural online del Instituto de Cultura de Barcelona y estudiando una visualización inédita para la colección de arte y fotografía de la Fundación Telefónica.

Los proyectos de Bestiario luchan en contra del bombardeo de datos, que a menudo en vez de facilitar la vida del usuario, le provoca una sensación de rechazo y cansancio psíquico. Su objetivo es dotarle de herramientas que le permitan manejar el alud de noticias, estadísticas y gráficos, ayudándole a discernir las informaciones fiables de las que sólo son coartadas para vender determinados productos o ideas. “Actualmente los datos son la materia prima más valiosa del siglo XXI y las organizaciones de todo tipo necesitan nuevas herramientas para poder trabajar con información compleja en tiempo real y hacer prospecciones sin necesidad de intermediarios externos”, explica Aguirre. “Hasta ahora hemos confiado solamente en la inteligencia de las máquinas para comprender el universo de información que nos rodea, pero hay problemas que sólo podemos solucionar nosotros, con nuestra inteligencia y la ayuda de herramientas como Quadrigram, que ofrece el más amplio y sofisticado catálogo de métodos de visualización de información, diseñado para ayudar el usuario a dar sentido a sus datos”, continúa.

Una base de datos es como un libro, admite múltiples lecturas. Los datos tienen estructuras fascinantes, y son ellos mismos los que acaban indicando la estética de su visualización… aunque la mejor visualización es siempre la que no se nota, la que está al servicio tanto del emisor como del receptor y finalmente de la propia información”, añade Ortiz. Hace unos 15 días, este artista-programador impartió una concurrida conferencia-presentación en el Disseny Hub Barcelona (Dhub), en el marco de las actividades programadas como complemento a la exposición dedicada a la Escuela de Ulm (Alemania), una de las más progresistas instituciones de enseñanza del diseño en las décadas de 1950 y 1960, que puso las bases del perfil profesional del diseñador tal y como lo concebimos en la actualidad.

“No creemos en una industria del business intelligence, creemos que una cosa es el negocio, pero que la inteligencia debería estar en manos de todos”, afirma Aguirre. Una afirmación que se plasma en la sinergia que Bestiario ha conseguido establecer entre su trayectoria artística y su actividad comercial. Se trata de dos facetas de una misma creatividad, que se nutren y cuestionan recíprocamente, generando una aproximación peculiar a las técnicas de visualización, que tienen en cuenta el atractivo estético y la armonía formal sin perder de vista la usabilidad, legibilidad y practicidad. “No se trata de introducir elementos decorativos u ornamentales sin motivo. Sin embargo, aunque la transmisión de los datos debe ser eficaz y ajena a elementos que podrían mermar la comprensión, también hay que proporcionar al usuario imágenes agradables, tanto fijas como en movimiento, para que la recepción resulte más fácil y placentera”, explican.

Lo demuestran sitios extraordinarios como el Mapa y el Árbol de la Biodiversidad para el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. Ambas web se articulan a través de interficies simples, intuitivas y dinámicas, que admiten la introducción de nuevos datos que modifican inmediata y automáticamente la visión de conjunto.

La creatividad de Bestiario en los procesos de reelaboración de los datos, se plasma también en otros trabajos como Video Sphere, una esfera que navega los vídeos de las TED talks y Sixpli, una herramienta para navegar la red de Delicious. Uno de sus últimos proyectos muestra los flujos del tráfico de los vehículos en la ciudad de Zaragoza, a través de los datos proporcionados por sensores de señales bluetooth, gestionados por la empresa Bit Carrier y elaborados por la empresa Near Future Laboratory. “Trabajamos en la innovación, pero no queremos avanzarnos al mercado, porque significaría estar desplazados. Queremos hacer herramientas para el presente”, concluye Aguirre.

TEMAS RELACIONADOS:
El arte de visualizar los datos (26 Jul 2011)
Bestiario convierte en arte los 60.000 registros del Árbol de la Diversidad (20 Mayo 2010)
El museo real también es virtual (15 Ene 2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s